Cómo armar una PC para juego

Armar tu propia PC recargará tu experiencia de juego y te permitirá actualizar componentes en cualquier momento.

Separar el proceso de armado de una PC gamer en pasos manejables es mucho menos intimidante. Aunque seas un novato, no temas: no se necesita experiencia anterior.1 2 3

Armar una PC gamer desde cero es la única forma infalible de asegurarte de que el sistema será capaz de satisfacer todas tus preferencias personales. Cuando determinas todo lo que hay en tu PC, desde la fuente de alimentación en adelante, sabes que podrás usar los juegos que quieras, a las velocidades de cuadro que quieras, sin sacrificar desempeño. Además, una PC armada a medida te permitirá hacerle más actualizaciones; ya sea a medida que la tecnolgía cambie, que tus necesidades y gustos de gamer cambien o que tu presupuesto lo permita.

Si bien armar una PC puede parecer una tarea intimidante, verás que es más fácil de lo que crees, en particular si la divides en pasos manejables. Es por ello que hemos armado esta completa guía detallada paso a paso para armar tu primera PC gamer, con consejos y trucos de nuestros veteranos creadores.

Averigua si una computadora preconfigurada en comparación con una personalizada es la correcta para ti ›

PREPARACIÓN 1: Herramientas para armar una PC

Lo primero que deberás hacer para prepararte es reunir las herramientas que necesitas para completar el armado. Prepara los materiales que se describen más abajo con antelación para asegurarte de que no haya inconvenientes en el proceso de armado.

  • Espacio de trabajo. Necesitarás una gran superficie sobre la cual trabajar, por ejemplo una mesa. Para prevenir una descarga electroestática accidental (que puede dañar componentes sensibles), asegúrate de estar parado sobre una superficie sin alfombra.
  • Destornilladores. Necesitarás un destornillador Phillips n.° 2 para casi todo. Además, si vas a instalar un dispositivo M.2, necesitarás un destornillador Philips n.º 0.

Consejo profesional: Los destornilladores magnéticos impedirán que caigan tornillos dentro del gabinete (la punta magnética es muy débil y no debería tener ningún efecto en los componentes).

  • Sistema de organización. La mayoría de los componentes vienen con piezas adicionales. Algunas son opcionales, otras deben instalarse necesariamente durante el armado. Necesitarás un método para mantener los diversos tornillos, precintos, cables, manuales, etc., organizados por componentes individuales. Sin una organización adecuada, es muy fácil que estos elementos se confundan.

Consejo profesional: Para los tornillos varios, recomendamos bandejas magnéticas de ferretería o bandejas con múltiples compartimientos pequeños como cajas de huevos vacías o recipientes de vitaminas.

  • Múltiples fuentes de iluminación. Trabaja en un área bien iluminada, con varias fuentes de iluminación. Así evitarás hacerte sombra cuando te inclines sobre el chasis. Consejo profesional: Una fuente de iluminación móvil te ayudará a iluminar los rincones y grietas del gabinete. La opción ideal es una lámpara colgante, porque te deja las manos libres, pero también puedes utilizar una linterna, un teléfono o una lámpara de escritorio.
  • Muñequera antiestática Esto no es estrictamente necesario, pero resulta útil para asegurarte de no dañar accidentalmente con descargas electroestáticas algunos componentes sensibles. (Si bien esto no suele ocurrir, es mejor prevenir; y las muñequeras antiestática son poco costosas).
  • Precintos. Si bien no es obligatorio contar con ellos, si atas los cables el interior de la PC se verá mucho más proljio. Si no quieres comprar precintos, puedes emprolijar todo con sujetadores (seguramente tengas algunos demás de los paquetes de tus componentes). También puedes utilizar cintas con velcro, algunos gabinetes incluso las tienen integradas.
  • Tijeras. Por último, necesitarás tijeras para cortar los precintos y para desempaquetar los componentes.

PREPARACIÓN 2: Casos de la PC para gaming

Antes de empezar a elegir los componentes, deberías tener en mente un gabinete, o al menos un tamaño de gabinete.

Lo más importante a tener en cuenta al elegir un gabinete es dónde vas a poner la computadora. La ubicación final de tu PC determinará de qué tamaño puedes armarla ,y , además, te ayudará a determinar si vale la pena comprar algunos gabinetes premium. Por ejemplo, es probable que no quieras gastar en un panel lateral de vidrio templado si la computadora estará escondida debajo del escritorio.

Los gabinetes habitualmente vienen en tres tamaños: torre completa, torre intermedia y minitorre. Estas son categorías muy generales (los tamaños de los gabinetes no están estandarizados), pero se basan en el tamaño de las placas base.

Gabinetes de torre completa

Los gabinetes de torre completa están diseñados para que entren tanto placas base Extended-AXT como placas base ATX estándar de tamaño completo. Generalmente miden entre 55 y 61 cm de alto, 45 y 51 cm de largo, y más de 20 cm de ancho.

Si quieres usar una placa base Extended-ATX te convendrá usar un gabinete de torre completa (aunque algunos gabinetes de torre intermedia pueden alojar placas base Extended-AXT); también son útiles si quieres poner un sistema de refrigeración amplio o tener almacenamiento adicional. Si bien los gabinetes de torre completa también pueden alojar placas base Mini-ITX, no existe ninguna ventaja clara para estructurar el armado de este modo.

Gabinetes de torre intermedia

Los gabinetes de torre intermedia están diseñados para alojar placas base ATX de tamaño completo. En general, la torre intermedia es el tamaño de gabinete más común. Las dimensiones pueden variar bastante, pero generalmente estos gabinetes miden entre 45 y 51 cm de alto, entre 43 y 51 cm de largo, y entre 15 y  20 cm de ancho.

Estos gabinetes suelen ser lo suficientemente amplios para una instalación gamer con un dos de tarjetas de gráficos, varias unidades de disco duro y un sistema de refrigeración modesto.

Gabinetes minitorre

Los gabinetes minitorre, o diseños de formato pequeño (SFF), son compactos y están diseñados para alojar una variedad de placas base más pequeñas, como las mini-ITX.

Si bien los diseños SFF han tenido éxito en las últimas generaciones, con las minitorres, en particular las que usan las placas base mini-ITX, deberás planificar cuidadosamente los componentes (es posible que tengas que usar componentes específicamente diseñados para armados pequeños, como GPU de media longitud) y la refrigeración; y te quedará poco espacio para actualizar componentes una vez que el armado esté terminado.

Por este motivo, no recomendamos los diseños SFF para quienes arman una PC por primera vez, pero pueden ser un desafío entretenido si ya has armado uno o dos equipos.

Una vez que hayas definido el tamaño, busca un gabinete que se acerque a ese tamaño. Si no te decides por algún tamaño específico, es mejor elegir la opción más grande. Probablemente veas que es más fácil trabajar con un gabinete más grande y trabajarás mejor cuando quieras actualizar tu PC en el futuro.

Dicho esto, aunque es bueno que sea un poco grande, que sea significativamente más grande no es necesariamente mejor: los gabinetes grandes pueden terminar teniendo puntos de alta temperatura si no están debidamente refrigerados.

Todos los tamaños de gabinetes vienen con diferentes precios, así que no debería ser difícil encontrar un gabinete que se adapte a tu presupuesto. Muchos gabinetes costosos pueden tener características de comodidad y de primer nivel como amortiguación de ruido, materiales de diseño de mayor calidad, compartimientos removibles y una modalidad de administración de cables más atractiva, pero estas características habitualmente no afectarán el desempeño de un modo perceptible.

PREP. 3: Piezas de la PC para gaming

Ahora es el momento de reunir los componentes. Este paso puede ser más o menos práctico, según lo prefieras. Puedes investigar minuciosamente cada componente individual por tu cuenta y crear un diseño personalizado desde el comienzo, o puedes encontrar un diseño prefabricado en línea y hacerle ajustes para adecuarlo a tu presupuesto y tus necesidades específicas. 

Definitivamente te recomendamos que prepares un presupuesto antes de comenzar a elegir componentes (es muy fácil que la compra se descontrole). Recuerda que siempre puedes actualizar cada componente más adelante.

Consejo profesional: Confecciona una lista para el equipo antes de hacer alguna compra. Todos los componentes deben ser compatibles entre sí.

Consejo profesional: si estás armando esta PC porque quieres usar un juego en particular, verifica los requisitos recomendados del sistema para ejecutar el juego y planifica en función de eso.

Además del gabinete, necesitarás los siguientes componentes para armar una PC gamer:

  • Unidad central de procesamiento (CPU)
  • Motherboard
  • Memoria (RAM)
  • Unidad de procesamiento de gráficos (GPU)
  • Almacenamiento
  • Fuente de alimentación (PSU)
  • Refrigeración del sistema
  • Refrigeración del sistema
  • Periféricos para gaming
  • Sistema operativo (OS)

Veamos qué hace cada componente, por qué es necesario y qué necesitas buscar cuando hagas tus compras.

Unidad central de procesamiento (CPU)

La unidad central de procesamiento (CPU), también conocida como procesador, es básicamente el cerebro de tu PC. Es allí donde se produce la magia. Cuando se ejecuta un programa de computación, éste envía una lista de instrucciones (que en realidad son más como tareas) a la CPU. La CPU ejecuta cada "instrucción" y envía señales a los otros componentes para hacerles saber cuándo deben realizar una tarea.

Existen dos métricas principales de desempeño que pueden ayudarte a elegir la CPU indicada para tus necesidades: cantidad de núcleos y velocidad del reloj.

La cantidad de núcleos nos dice cuántos procesadores tiene la CPU; es decir, cuántas tareas puede realizar la CPU en simultáneo.

La velocidad del reloj nos dice con qué velocidad realiza la CPU cada tarea.

Algunas CPU de alta gama cuentan con la tecnología hyper-threading, que permite que cada núcleo ejecute múltiples subprocesos y ofrece un desempeño mejorado en software con subprocesos.

Consejo profesional: La mayoría de las CPU modernas tienen núcleos múltiples y muchos juegos modernos han sido diseñados para aprovechar esto, así que debes buscar una CPU con al menos cuatro núcleos. Tener más núcleos puede resultar útil cuando empieces a agregar más tareas, por ejemplo grabación y transmisión de partidas.

Motherboard

La motherboard es la placa de circuitos principal y está conectada a todo. La CPU se encuentra directamente sobre la placa base (la CPU y la placa base deben ser compatibles, la herramienta de compatibilidad para computadora de escritorio Intel® puede resultarte útil) y todos los demás componentes (tarjetas gráficas, discos duros, memoria, unidades ópticas, tarjetas inalámbricas) están integrados en la placa base.

Una manera de acotar la selección de una placa base es comprar por tamaño. Los factores de forma más comunes son Extended ATX, ATX, microATX, y Mini-ITX.

  • Las placas Extended ATX son las más grandes (30,5 cm x 33 cm o 30,5 cm x 25,6 cm) y, con frecuencia, tienen ocho ranuras para RAM (para hasta 128 GB de RAM).
  • Las placas base ATX son un poco más pequeñas (30,5 x 24,4 cm) y por lo general no admiten más de cuatro ranuras para RAM.
  • Las placas base MicroATX (24,4 cm x 24,4 cm) también tienen hasta cuatro ranuras para RAM.
  • Las placas Mini-ITX son las más pequeñas de las cuatro (17 cm x 17 cm) y por lo general tienen dos ranuras para RAM.

Consejo profesional: Cada componente necesita conectarse a la motherboard, así que escoge una motherboard que sea lo suficientemente grande para alojar el hardware actual y futuro.

Memoria (RAM)

La memoria de acceso aleatorio (RAM) es la memoria a corto plazo de tu PC. Se puede acceder a ella de manera más rápida y fácil que a la memoria de largo plazo de la PC (almacenamiento, p. ej., un SSD o disco duro), pero también es temporal.

Es allí donde la PC almacena los datos que utiliza activamente (esas "listas de instrucciones" que la CPU necesita leer y ejecutar). Saber cuánta RAM necesitas puede ser algo complicado, porque si tienes más RAM de la que utilizas, no pasará nada (solo habrás gastado dinero de más), pero tener muy poca RAM afectará negativamente el desempeño.

Idealmente, deberías tener la cantidad perfecta de RAM para tu diseño. En términos generales, sin embargo, la plataforma promedio de gaming necesita entre 8 y 16 GB de RAM.

Lo más importante que debes recordar al comprar RAM es cuánto admiten tu motherboard y tu procesador. Una RAM que sea más rápida de lo que admite tu sistema bajará su desempeño para ejecutarse conforme a las capacidades del sistema.

Para saber en más detalle cómo elegir la RAM para tu sistema, consulta nuestra guía de RAM.

Consejo profesional: Si decides ir por una RAM de alta velocidad, busca una RAM compatible con Intel® Extreme Memory Profile (Intel® XMP). Una RAM de alta velocidad se ejecutará a una velocidad estándar (más baja que la publicitada) a menos que se realice un overclocking, e Intel® Extreme Memory Profile (Intel® XMP) permite hacerlo fácilmente con perfiles predefinidos y probados.

Unidad central de gráficos (GPU)

Existen dos tipos de procesadores de gráficos: integrados y discretos.

Los procesadores de gráficos integrados están integrados con la CPU. Los gráficos integrados han mejorado significativamente a lo largo de los años, aunque todavía suelen ser menos potentes que los gráficos discretos.

Las tarjetas de gráficos discretas son componentes grandes y potentes que se conectan en la placa base mediante PCIe*, y tienen sus propios recursos, incluidos memoria de video y (generalmente) un sistema de refrigeración activo. Una tarjeta de gráficos discretos es indispensable para quienes usan algunos de los exigentes juegos actuales, con uso intensivo de gráficos. Los jugadores serios querrán buscar tarjetas de gráficos que produzcan velocidades de cuadro consistentes de al menos 60 cuadros por segundo (FPS) a la resolución deseada (cualquier resolución inferior podría verse con defectos), mientras que quienes pretendan jugar en realidad virtual deberían buscar tarjetas que produzcan velocidades de cuadro consistentes de al menos 90 FPS.

Consejo pro: La GPU no es el único componente que afecta la velocidad de cuadros, por lo que es importante equilibrar tu armado, o te encontrarás con cuellos de botella en el desempeño en todos lados.

Consejo profesional: Las tarjetas de gráficos de alta gama son costosas. Si necesitas reducir costos, fíjate cuál es la última generación: las GPU de la generación anterior podrían ofrecer resultados similares con un precio menor.

Almacenamiento: Unidades de estado sólido (SSD, que incluyen la memoria Intel® Optane™), unidades de disco duro (HDD)

Existen dos tipos principales de almacenamiento: discos de estado sólido (SSD), incluida la memoria Intel® Optane™) y unidades de disco duro (HDD). Elegir entre un SSD y un HDD tiene sus ventajas y desventajas, pero la buena noticia es que no tienes que elegir uno solo.

Los HDD almacenan los datos en un disco giratorio. Estos discos usan material magnético para almacenar datos, los cuales luego se recuperan con el uso de un brazo mecánico.

Los HDD se presentan en dos formatos:

  • De 6,35 cm, más comunes en computadoras portátiles y generalmente giran a una velocidad de 5400 RPM (revoluciones por minuto)
  • De 8,9 cm, que son más comunes en desktops y giran a velocidades más rápidas, por lo general de más de 7200 RPM

Los SSD utilizan memoria flash basada en NAND para almacenar datos; es más rápida y confiable que la memoria flash que se utiliza en una unidad flash USB, pero similar a ella. En lugar del brazo mecánico, utilizan procesadores integrados para acceder a los datos almacenados, con lo cual son más rápidos y menos propensos a sufrir fallas mecánicas que los HDD. No obstante, la velocidad y conveniencia de los SSD tiene su precio: son más costosos por gigabyte que los HDD.

Los SSD modernos se presentan en dos protocolos:

  • Serial Advanced Technology Attachment (SATA), que es el protocolo más antiguo de los dos y funciona con mayor latencia y un ancho de banda pico menor.
  • Non-Volatile Memory Express* (NVMe*), que utiliza la interfaz PCI Express* para lograr mayor desempeño

Además de los SSD y HDD tradicionales, también existe una opción que permite cerrar la brecha de velocidad: aceleración de almacenamiento con la memoria Intel® Optane™. La memoria Intel® Optane™ utiliza tecnología de memoria 3D Xpoint para acelerar los discos más lentos (principalmente HDD) mediante el almacenamiento de datos de uso frecuente y patrones de acceso. La memoria Intel® Optane™ aprende qué juegos usas con más frecuencia y utiliza esos datos para impulsar el inicio del juego y nivelar los tiempos de carga.

Consejo profesional: No es necesario que elijas una opción. Muchas personas utilizan una SSD pequeña como unidad de arranque (para el sistema operativo, los juegos y otros programas) y llenan el resto de los compartimientos con unidades HDD económicas para tener una máxima capacidad de almacenamiento.

Fuente de alimentación (PSU)

En todo armado, la selección de una fuente de alimentación (PSU) es un paso fundamental. La PSU debe estar bien armada y debe ser lo suficientemente potente como para lidiar con todos los componentes actuales y futuros; y nunca está demás tener una garantía.

Las PSU vienen en estilo no modular, semimodular y totalmente modular.

  • Las PSU no modulares tienen todos los cables unidos de forma permanente. Esta es la opción menos costosa, pero necesitarás encontrar un lugar para guardar todos los cables que sabes que no vas a usar. Tener demasiados cables sin utilizar genera una mala administración de los cables, que pueden obstruir el flujo de aire y terminar afectando el desempeño de tu PC.
  • Las PSU semimodulares son la mejor opción para la mayoría de las personas. Estas unidades tienen un puñado de cables esenciales unidos y son más accesibles que los estilos de modular completo.
  • Las PSU de modular completo son aún más fáciles para trabajar que las semimodulares, pero esa comodidad extra muchas veces implica un gasto mayor.

Refrigeración del sistema – Flujo de aire de chasis y refrigeración de CPU

Existen dos maneras de refrigerar tu PC: refrigeración por aire o líquida.

La refrigeración con aire utiliza ventiladores para tirar aire a través del sistema y alejarlo de los componentes, con el fin de prevenir el sobrecalentamiento. Los beneficios principales de la refrigeración mediante aire son el costo y la sencillez de instalación (los ventiladores son más pequeños y fáciles y colocar dentro de un chasis lleno de cosas). El obstáculo más importante de este tipo de refrigeración son sus limitaciones: la refrigeración por aire depende de un flujo de aire eficiente dentro del gabinete para mover el aire caliente lejos de los componentes, por lo que cualquier restricción en el flujo de aire puede ser problemática.

La refrigeración con líquido utiliza un líquido refrigerante (como agua destilada) para absorber el calor de los componentes y moverlo a un área que esté menos restringida (donde se coloca el radiador). La refrigeración con líquido depende menos del flujo de aire dentro del chasis, y por lo tanto es más eficiente para refrigerar componentes específicos. La desventaja de la refrigeración con líquido es que los sistemas de refrigeración con líquido requieren contención, lo que significa que habitualmente son más grandes y más difíciles de instalar que un sistema típico de refrigeración con aire (también son más costosos).

Además de la refrigeración general del sistema, también necesitarás comprar un refrigerador de CPU dedicado. Los refrigeradores de CPU vienen en formato para aire y líquido y se montan directamente en la CPU. Cuando compres un refrigerador de CPU, es importante que te asegures de que sea compatible con tu CPU y que tenga el tamaño adecuado para tu equipo.

Consejo profesional: En un sistema con refrigeración mediante aire, tener más ventiladores no necesariamente significa tener una mejor refrigeración. La calidad de los ventiladores y su ubicación marcan la diferencia.

Dispositivos periféricos

Los monitores, los teclados, el mouse, los auriculares y otros periféricos mayormente dependen de tus preferencias personales. No es necesario que compres estos artículos con los componentes, pero necesitarás una pantalla, un teclado y un mouse para configurar el sistema después de que lo armes.

Consejo profesional: Ten presente el equilibrio del diseño cuando elijas periféricos. Si tienes los mejores componentes del mundo , pero todavía usas un monitor de 1080 p, 60 Hz, no podrás aprovechar plenamente tu hardware.

Sistema operativo (OS)

Por último, pero no por ello menos importante, deberás prepararte para instalar un sistema operativo una vez que los demás componentes estén ensamblados en el gabinete. Un sistema operativo es una parte fundamental del software que ayuda en la administración de comunicaciones entre los programas y el hardware de un equipo.

Para preparar el OS de tu PC con antelación, determina qué OS quieres instalar en la PC y descarga el instalador en una unidad flash USB. Puedes descargar el instalador para Windows 10 aquí. Si estás instalando un sistema operativo pago como Windows, necesitarás una clave del producto.

PASO 1: INSTALAR LA CPU

Piezas/herramientas: Motherboard, CPU

Retira la motherboard de su embalaje antiestático y colócala sobre la superficie de trabajo. Encuentra el zócalo de la CPU, que estará cubierto por una tapa protectora de plástico. En una esquina de la tapa de plástico, o más comúnmente, en el zócalo mismo, verás una flecha pequeña. Registra dónde se encuentra la flecha.

Junto al zócalo de la CPU, verás una pequeña palanca de metal. Oprime la palanca hacia abajo y jala suavemente hacia un lado (alejándola del zócalo) para abrir la bandeja del zócalo.

Abre la CPU y retira el embalaje. Ten mucho cuidado al manipular la CPU. Tanto la CPU como el zócalo de la CPU son extremadamente susceptibles al daño físico. Sostén la CPU por los bordes. Nunca toques los conectores en la parte inferior del chip, porque los dedos pueden sumar polvo o aceite, e intenta no tocar tampoco la parte superior del chip.

En la esquina de la CPU verás una flecha. Alinea esta flecha con la flecha en el zócalo, y coloca suavemente la CPU en el zócalo. Una vez que hayas asentado suavemente la CPU, puedes bajar la palanca de retención y volver a colocarla en su sitio. Bajar la palanca requiere un poco de fuerza, pero la colocación de la CPU no.

Consejo profesional: No es necesario que retires la tapa de plástico. Cuando instales la CPU, la tensión de la instalación hará que la tapa se salga. Si intentas retirar la tapa tú mismo, podrías terminar golpeando y dañando los frágiles conectores que hay debajo.

Consejo profesional: La CPU solo cabe de esta manera, y no se requiere fuerza para asentarla. Puedes mover suavemente la CPU para asentarla, pero no empujes, presiones, tironees ni trates de forzar de ningún otro modo la CPU dentro del zócalo.

PASO 2: (OPCIONAL) INSTALAR SSD M.2

Piezas/herramientas: Motherboard, SSD M.2, destornillador Phillips n.° 0, manual del usuario de la motherboard

Si deseas instalar una SSD M.2, este es un buen momento para hacerlo. Primero localiza la ranura de M.2 en la motherboard. Es una ranura pequeña, horizontal, con un tornillo diminuto que la cruza. Si no la encuentras, si encuentras varias ranuras M.2 o si planeas instalar más de una SSD M.2, consulta el manual del usuario que vino con la motherboard.

Retira el tornillo pequeño con un destornillador Phillips n.° 0. No lo pierdas.

Desliza la SSD M.2 suavemente dentro de la ranura. Cuando esté totalmente asentada, sobresaldrá de la motherboard en un ángulo de unos 35 grados. Empuja la SSD hacia abajo y vuelve a colocar el tornillo pequeño para trabarla en su lugar.

Consejo profesional: Instalar una SSD M.2 puede limitar otras configuraciones de almacenamiento (especialmente el almacenamiento basado en SATA y PCIe* AIC), así que consulta el manual del usuario de la motherboard cuando planifiques el almacenamiento.

Resolución de problemas: Si la motherboard no reconoce esta SSD M.2 recientemente instalada como almacenamiento, quizás debas configurarla manualmente en el BIOS (consulta el manual del usuario de la motherboard para ver las instrucciones del BIOS).

PASO 3: INSTALAR REFRIGERACIÓN PARA LA CPU

Piezas/herramientas: Motherboard con CPU instalada, refrigerador de CPU, pasta térmica, manual del refrigerador de la CPU

Existen diferentes tipos de refrigeradores de CPU. Para conocer las instrucciones de instalación exactas, te recomendamos que consultes el manual que vino con el refrigerador de la CPU.

Algunos refrigeradores requieren una abrazadera de montaje. La motherboard podría tener una abrazadera preinstalada. Quizás debas retirar esta abrazadera si el refrigerador no la necesita, o reemplazarla si el refrigerador utiliza una abrazadera diferente. Hazlo antes de colocar la motherboard dentro del gabinete.

Algunos refrigeradores vienen con pasta térmica aplicada previamente al material conductor (que se asienta en la CPU) y otros no. Si el refrigerador no viene con pasta térmica aplicada previamente, tendrás que aplicar manualmente la pasta térmica antes de colocar el refrigerador. Para aplicar pasta térmica, exprime una pequeña gota (no más grande que un grano de arroz) en el medio de la CPU. Luego coloca el refrigerador sobre la CPU. La presión esparcirá la pasta térmica adecuadamente.

Consejo profesional: La primera vez que exprimas la pasta térmica debes hacerlo sobre un trozo de papel de descarte, en caso de que accidentalmente salga una gran cantidad.

Consejo profesional: Si el refrigerador tiene pasta térmica aplicada previamente y quieres usar una pasta térmica diferente, puedes retirar la pasta térmica con alcohol isopropilo al 90% y un paño libre de pelusa. Recomendamos usar una toalla de papel de calidad uso automotriz.

Consejo profesional: Cuando coloques el refrigerador en la motherboard, ajusta los tornillos siguiendo un patrón cruzado para asegurarte de que la presión se distribuya de manera uniforme. Si te parece confuso, es probable que este procedimiento esté descrito detalladamente en tu manual.

Resolución de problemas: Si te confundes durante la instalación, no entres en pánico. Limpia la pasta térmica (tanto del disipador de calor de la CPU como del refrigerador) y vuelve a aplicarla, luego realiza nuevamente la instalación.

PASO 4: INSTALAR MEMORIA (RAM)

Piezas/herramientas: Motherboard, RAM, manual del usuario de la motherboard

Determina cuántas ranuras RAM tiene la motherboard (la mayoría tienen dos o cuatro). Si vas a utilizar todas las ranuras RAM disponibles, simplemente inserta la RAM en su lugar. Si no vas a utilizar todas las ranuras RAM, consulta el manual del usuario para descubrir cuál es la configuración correcta y utiliza las ranuras RAM de manera apropiada.

Consejo profesional: La muesca entre las varillas doradas no está centrada. Asegúrate de alinear la RAM correctamente utilizando esta muesca para determinar qué lado va arriba y cuál abajo.

Resolución de problemas: Aunque la RAM es relativamente fácil de insertar, no siempre se inserta perfectamente la primera vez. Si intentas encender tu PC y no lo hace, lo primero que debes hacer es volver a colocar la RAM. Algunas motherboards tienen una pestaña cautiva (una que no hay que mover) que ayuda en la instalación. Todas las motherboards tienen al menos una pestaña que no se mueve. Habitualmente, se coloca en su sitio y se anexa a una marca al costado de la RAM.

PASO 5: (OPCIONAL) REALIZAR UNA EJECUCIÓN DE PRUEBA FUERA DEL GABINETE

Piezas/herramientas: Motherboard con CPU y refrigerador de CPU instalado, RAM, GPU, PSU, destornillador, manual de usuario de la motherboard, monitor de PC (conectado a la GPU)

Ahora que ya has instalado la CPU y el refrigerador de la CPU, quizás quieras hacer una ejecución de prueba rápida de los componentes para estar seguro de que todos funcionan. Esta prueba es mucho más difícil de realizar (y es más difícil resolver los problemas) una vez que todo está instalado en el chasis. Para hacer esta prueba, instala la GPU y conecta todo a la fuente de alimentación (si no sabes cómo instalar la GPU, consulta la siguiente sección). Asegúrate de que la fuente de alimentación esté conectada a la motherboard (tanto los 8 pines como los 24 pines de la CPU) y a la GPU, luego enchufa y enciende.

Algunas motherboards de alta gama tienen botones de encendido, pero muchas otras no. Si no ves un botón de encendido, localiza los conectores del conmutador de encendido: pequeños pares de puntas que asoman a través de nódulos de colores. Los conectores del conmutador de encendido pueden estar rotulados (con algo como "PWR_ON"). Para encender la motherboard, utiliza un destornillador para dar un golpecito a ambos conectores de encendido al mismo tiempo.

Ahora podrás determinar si alguno de los componentes no funciona o funciona mal. Si en la motherboard hay luces intermitentes o se emite una señal, es probable que esto sea un mensaje. Algunas motherboards tienen un visualizador de código POST (autoprueba de encendido) de dos dígitos para ayudarte a identificar cuál es el problema. Para deducir qué está intentando decirte, consulta el manual del usuario. Si la motherboard no tiene un visualizador de código POST, conecta una pantalla a la GPU y fíjate si el sistema emite un mensaje "post" o se inicia y muestra el logotipo de la motherboard.

Cuando hayas terminado de ejecutar la prueba, apaga la fuente de alimentación y espera a que se oscurezcan las luces LED de la motherboards para asegurarte de que no quede electricidad residual en el sistema. Luego desinstala la GPU y desconecta todos los cables de alimentación antes de continuar con el próximo paso.

PASO 6: MONTAJE DE LA FUENTE DE ALIMENTACIÓN

Piezas/herramientas: PSU, gabinete, cables de PSU, destornillador Phillips n.° 2

Desembala la PSU (o desconéctala de los componentes si optaste por realizar una ejecución de prueba) y aparta los cables (si puedes).

Echa una mirada al gabinete y deduce dónde debería ir la PSU (probablemente en la parte inferior, cerca de la parte de atrás) y cómo podría ir orientada. Idealmente, querrás orientar la PSU de modo tal que el ventilador mira hacia afuera del gabinete (a través de una ventilación). Si el gabinete tiene un respiradero en la parte de abajo, puedes montar la PSU al revés, siempre que el respiradero en la parte de abajo reciba un flujo de aire decente cuando la PC esté terminada.

Si el gabinete no tiene respiraderos, monta la PSU de modo tal que el ventilador mire hacia arriba (en el gabinete) y asegúrate de que tenga suficiente espacio.

Sujeta la PSU al gabinete utilizando los cuatro tornillos que vinieron con la PSU.

Si estás utilizando una fuente de alimentación no modular o semimodular, este es el momento de pasar los cables sujetados a través del gabinete hasta donde deben llegar (utiliza las características de administración de cables si el gabinete las tiene).

PASO 7: INSTALAR LA MOTHERBOARD

Piezas/herramientas: Gabinete, motherboard, protector de E/S (si no está anexado a la motherboard), destornillador Phillips n.° 2, tornillos, manual del usuario de la motherboard

Si la motherboard vino con un protector de E/S sin sujetar (una plancha rectangular de metal con recortes para los puertos de la motherboards), primero debes colocarla en su lugar en la parte posterior del gabinete (asegúrate de que la orientación sea correcta). Los protectores de E/S tienen bordes filosos, así que cuida tus dedos.

Cuando hayas colocado el protector de E/S, puedes instalar la motherboard. Vuelve a verificar para estar seguro de que todos los cables estén pasados por el lugar correcto, y luego coloca la motherboard (alíneala con el protector de E/S primero). Si utilizas un destornillador Phillips n.° 2, coloca el primer tornillo (el tornillo central) para sostener la motherboard en su sitio. Asegúrate de no arrastrar la motherboard por los separadores instalados en el chasis.

La cantidad de tornillos que necesitarás para colocar la motherboard variará según la placa, pero una motherboard ATX de tamaño completo habitualmente requiere 9 tornillos. Utiliza todos los orificios para tornillos disponibles.

Conecta la fuente de alimentación a la motherboard. Hay dos conexiones principales: un conector de CPU de 8 pines en la parte superior de la placa y un conector de 24 pines a un costado.

Consejo profesional: Antes de que coloques la motherboard, verifica si el gabinete tiene instalados separadores para la motherboard. Habitualmente se ven como una tuerca roscada en el extremo. No insertes separadores innecesarios.

PASO 8: INSTALAR LA CPU

Piezas/herramientas: Motherboard, GPU, destornillador Phillips n.° 2, tornillos, manual del usuario de la motherboard

Localiza la ranura de PCIe* x16 en la motherboard. Será la ranura PCIe* más larga y podría tener un color diferente a las otras. Si la motherboard tiene más de una ranura PCIe* x16, consulta el manual del usuario para ver si es necesario priorizar alguna ranura. Si se puede utilizar cualquier ranura, determina qué ranura utilizarás según dónde se coloquen los componentes. Es recomendable que la GPU tenga algo se espacio para ventilar.

Dependiendo de tu gabinete, podría ser necesario retirar las cubiertas de E/S (pequeñas pestañas metálicas que bloquean el panel posterior del gabinete) para alojar la E/S de la GPU (HDMI, DisplayPort, DVI, etc.) y permitir el acceso desde el exterior del chasis.

Retira la GPU de su embalaje antiestático y alíneala cuidadosamente con la abrazadera de retención posterior y la ranura en sí, y luego empújala suavemente dentro de la ranura PCIe* x16 (posiblemente escuches un clic). La pestaña de la PCIe* en la motherboard podría pasar a posición trabada en caso de que tuvieras que volver a colocar la GPU.

Cuando la GPU esté totalmente asentada, sujétala a la parte posterior del gabinete utilizando uno o dos tornillos. Si la GPU requiere conectores de alimentación auxiliares, conéctala a la fuente de alimentación.

PASO 9: INSTALAR EL ALMACENAMIENTO

Piezas/herramientas: Motherboard, SSD, HDD, destornillador Phillips n.° 2, tornillos, manual del usuario del chasis/gabinete

Primero, inspecciona el gabinete. Cada gabinete es distinto en lo que respecta a opciones de compartimentos.

Deberías encontrar una pila de compartimientos con diferentes tamaños en algún lugar dentro del gabinete. Podrían tener pequeños interruptores de plástico, en cuyo caso son compartimientos que no requieren herramientas, o quizás solo se vean como abrazaderas metálicas.

El almacenamiento en general viene en dos tamaños, 2,5 pulgadas (HDD y SSD) y 3,5 pulgadas (HDD). La mayoría de los compartimientos de 3,5 pulgadas pueden aceptar unidades de 2,5 pulgadas, pero no a la inversa (algunos compartimientos de 3,5 pulgadas tendrán bandejas que no han sido diseñadas para unidades de 2,5 pulgadas, pero de todos modos pueden alojar compartimientos de 2,5 pulgadas). También podrías ver compartimientos más grandes en el gabinete. Son para unidades más grandes como unidades ópticas y habitualmente se encuentran en la parte delantera del gabinete, cerca de la parte de arriba.

Si tienes compartimientos que no requieren herramientas, cada compartimiento tendrá su propio interruptor o palanca de plástico. Abre o destraba la palanca o el interruptor y podrás extraer la bandeja. Coloca la unidad en la bandeja. Algunas bandejas de 3,5 pulgadas han sido diseñadas para aceptar bandejas de 2,5 pulgadas. Si es el caso, tendrás que atornillar la unidad de 2,5 pulgadas a la bandeja de 3,5 pulgadas para que no se mueva.

Vuelve a deslizar la bandeja dentro del compartimiento. Debe hacer clic al acomodarse en su sitio.

Si no tienes compartimientos que no requieren herramientas, verás una abrazadera metálica (grande, como una lámina), con tiras u orificios. Para colocar una unidad en uno de estos "compartimientos" lo único que tienes que hacer es deslizar la unidad entre la abrazadera metálica y la parte lateral del gabinete y atornillarla en su lugar. Utiliza tantos tornillos como recomiende el manual del chasis, pero si no tienes suficientes tornillos la mayoría de las unidades estarán bien con tan solo dos.

Cuando las unidades estén todas en su sitio, conéctalas a la motherboard (utilizando un cable SATA, que debería haber venido con la unidad o con la motherboard) y la fuente de alimentación.

Consejo profesional: Si tienes dificultades para encontrar los compartimientos o para deducir qué tipo de compartimientos tiene el gabinete, consulta el manual del usuario del gabinete.

PASO 10: INSTALAR EL SISTEMA OPERATIVO

Piezas/herramientas: PC, monitor, mouse, teclado, sistema operativo guardado en una unidad flash

Si aún no tienes el sistema operativo (OS) en una unidad flash USB, es hora de prepararlo. (Consulta la sección anterior sobre sistemas operativos, en "PREP.: 3: Selección de los componentes" para obtener más detalles).

Conecta la unidad flash USB que contiene el sistema operativo, además de un monitor, mouse y teclado, y enciende la PC.

La primera pantalla que veas te dirá que oprimas una tecla para ingresar a la configuración del sistema o el BIOS. Oprime la tecla para abrir el BIOS. (Si la pantalla titila muy rápidamente como para ver la clave, consulta el manual del usuario de la motherboard.)

En primer lugar, debes verificar si todos los componentes están instalados y son reconocidos. Busca la página en el BIOS que muestra la información del sistema de tu PC (diferentes motherboards tendrán diferentes configuraciones de BIOS, pero deberías poder encontrar una pantalla que te brinde esta información) y controla si el sistema está reconociendo todo lo que has instalado hasta el momento.

A continuación, explora el BIOS hasta que encuentres la página de Arranque (podría llamarse "Orden de arranque" o "Prioridad de arranque"). Cambia el orden de arranque de modo tal que la unidad flash ocupe el primer lugar y la unidad en la cual quieres instalar el sistema operativo (si estás utilizando una SSD como unidad de arranque, tendrás que instalar el sistema operativo allí) el segundo lugar.

Reinicia la computadora. La computadora se iniciará desde la unidad USB y aparecerá el instalador del sistema operativo. Sigue las instrucciones para finalizar la instalación.

Consejo profesional: Crea el instalador de sistema operativo con antelación.

Resolución de problemas: Si la PC no enciende en absoluto, podrías tener un problema con la fuente de alimentación.

Resolución de problemas: Si la PC se enciende pero no ves nada en la pantalla, o no parece encender, verifica que todos los cables, especialmente los cables de alimentación, estén conectados.

Consejo profesional: Si estás tratando de ingresar al BIOS con tu teclado y no funciona, probablemente el teclado no esté funcionando. Controla los periféricos para asegurarte de que estén funcionando antes de entrar en pánico.

Resolución de problemas: Si tienes dificultades para arrancar desde la unidad USB, asegúrate de que la motherboard esté configurada para el tipo de instalación que estás intentando realizar. La mayoría de las plataformas habilitadas para UEFI arrancarán con la partición UEFI en primer lugar, antes de intentar con una unidad Legada.

NO TERMINA AQUÍ

Si has logrado completar toda la guía, ¡felicitaciones por terminar tu armado (en especial si es tu primera vez)! El trabajo, sin embargo, no necesariamente termina aquí.

Lo mejor de armar tu propia PC para juego es que la tarea nunca está verdaderamente terminada. A medida que siguen surgiendo avances en el hardware, la capacidad de una PC a medida para personalizarla es prácticamente ilimitada. Tu plataforma puede estar tan actualizada como lo desees, de acuerdo tanto con tus necesidades y tu presupuesto.

La próxima vez que consultes las especificaciones recomendadas para un juego nuevo que quieras jugar, ten estas posibilidades en mente. La PC que acabas de armar te servirá como base para todas las experiencias de gaming que te esperan, y ajustar los componentes es parte de la diversión.

Ahora que sabes cómo armar una PC gamer, considera integrar tu computadora en una estación de batalla plena. También puedes aprender a sacarle el máximo provecho a tu equipo con técnicas avanzadas como el overclocking de tu CPU.

Shop Intel® Core™ Processors

Shop Processors

Procesador Intel® Core™ i9-10900K

  • 20 MB Intel® Smart Cache Caché
  • 10 Núcleos
  • 20 Subprocesos
  • 5.30 GHz Frecuencia turbo máxima
  • 10th Generation
Comparar ahora

Procesador Intel® Core™ i5-10600K (caché de 12 MB, hasta 4,80 GHz)

  • 12 MB Intel® Smart Cache Caché
  • 6 Núcleos
  • 12 Subprocesos
  • 4.80 GHz Frecuencia turbo máxima
  • 10th Generation
Comparar ahora

Procesador Intel® Core™ i7-10700K (caché de 16 M, hasta 5,00 GHz)

  • 16 MB Intel® Smart Cache Caché
  • 8 Núcleos
  • 16 Subprocesos
  • 5.10 GHz Frecuencia turbo máxima
  • 10th Generation
Comparar ahora

Shop Intel® Solid State Drives

Shop SSD's

SSD Intel® Optane™ serie 905P (960 GB, 4 PCIe* de media altura, 20 nm)

  • 960 GB Capacidad
  • HHHL (CEM3.0) Formato
  • PCIe 3.0 x4, NVMe Interfaz
Comparar ahora

SSD Intel® Optane™ serie 905P (480 GB, 4 PCIe* de 2,5 pulgadas, 3D XPoint™)

  • 480 GB Capacidad
  • U.2 15mm Formato
  • PCIe 3.0 x4, NVMe Interfaz
Comparar ahora
Comparar ahora
Comparar ahora

Información sobre productos y desempeño

1Intel rechaza cualquier garantía explícita o implícita incluyendo, sin limitarse a, las garantías implícitas de comercialización, adecuación para un propósito en particular, y las garantías de no infracción, así como también cualquier garantía relacionada con el curso de ejecución, curso de las negociaciones, o usos y costumbres en operaciones comerciales.
2Intel no controla ni audita los datos de terceros. Debería consultar otras fuentes para evaluar la exactitud. Las tecnologías Intel podrían requerir hardware y software habilitados o la activación de servicios. Ningún producto o componente puede proporcionar una seguridad absoluta. Tus costos y resultados pueden variar.
3La alteración de la frecuencia del reloj o del voltaje puede dañar o reducir la vida útil del procesador y de otros componentes del sistema; además, es posible que disminuya la estabilidad y el desempeño del sistema. Es posible que no apliquen garantías de producto si el uso del procesador supera sus especificaciones. Consulte con los fabricantes del sistema y los componentes para obtener más información.