Fuente de alimentación de PC: cómo elegir la más adecuada para usted

Las fuentes de alimentación suelen pasar desapercibidas, pero son un componente vital en cualquier computadora de escritorio. Ahora vamos a abordar los aspectos básicos para que sepas lo que debes buscar cuando selecciones una nueva PSU.

La unidad de fuente de alimentación (PSU) podría no ser el componente de PC más debatido, pero es una parte fundamental para cualquier computadora de escritorio. Suministrar alimentación a todo el sistema es una función extremadamente importante y usar la unidad incorrecta podría ser costoso.

Es por eso que vamos a abordar los aspectos básicos de las fuentes de alimentación y proporcionarte la información que necesitas para entender por qué es importante tener la PSU correcta, y por qué simplemente conformarte con la opción más barata no es la mejor solución.

Conéctate

Comencemos revisando los diferentes cables que usan las fuentes de alimentación para proporcionar alimentación al sistema.

Aunque la PSU que compres debería incluir todos los cables que necesitas, vale la pena saber cómo se ven las conexiones individuales. Los cables exactos que usarás podrían variar de acuerdo con las especificaciones de tu equipo, pero lo más probable es que sea de la siguiente forma:

  • Placa base de 24 pines: la forma en que se asigna la alimentación varía de una placa base a la otra, pero el conector/cable de 24 pines es frecuentemente utilizado para alimentar características importantes como el chipset y PCIe*
  • CPU de 4/8 pines: este conector proporciona alimentación a la CPU. Las CPU modernas consumen más alimentación de la que puede suministrar la configuración de una placa base de 24 pines, por lo que se usa el cable adicional de 4/8 pines. Aunque puede variar en función del fabricante, el cable de CPU se enchufa normalmente en la parte superior izquierda de la placa base, cerca de la E/S en un diseño estándar
  • 6/8 pines (PCIe*/GPU): algunas GPU consumen suficiente alimentación desde la ranura PCIe*, mientras que otras requieren una determinada configuración del cable de alimentación para funcionar correctamente. Para abordar esta flexibilidad necesaria, la mayoría de las PSU incluyen cables que se pueden usar en varias combinaciones, como por ejemplo, conectores de 6, 8, 6+6, 8+6 y 8+8, e incluso 8+8+8 pines. Las PSU ofrecen a menudo varias conexiones en un solo cable para no tener que tender cables adicionales y, para la inmensa mayoría de los usuarios, esto funcionará del mismo modo que al tender varios cables. Asegúrate de que la fuente de alimentación tenga las conexiones que necesita para la GPU antes de comprarla
  • Alimentación SATA: este conector se utiliza para suministrar alimentación a dispositivos de almacenamiento SATA. Otros dispositivos ya han adoptado el estándar, tales como concentradores RGB y controladoras de ventilador. Muchas PSU tienen varias conexiones SATA en un cable para reducir la cantidad de cables necesarios
  • Molex de 4 pines: este es un conector heredado cada vez menos frecuente que, mayormente, se ha reemplazado por SATA. Los conectores Molex se encuentran generalmente en accesorios menos comunes, como bombas de agua de refrigeración

¿Cuántos watts?

Cuando se selecciona una nueva PSU, una de las preguntas más frecuentes es “¿cuántos watts son suficientes?” Como sucede a menudo en el mundo del hardware de PC, la respuesta varía mucho en función de las necesidades exclusivas del sistema.

Generalmente, los sistemas más complejos requieren más alimentación para funcionar. Una computadora de escritorio con una bomba de enfriamiento líquido personalizada, una placa base de gama alta y dos GPU necesitará una fuente de alimentación de mayor vataje que un sistema más simple.

Es imposible dar una recomendación exacta sin saber concretamente con qué hardware estás trabajando, pero usar una calculadora de vataje de PSU, o determinar el consumo de alimentación de los distintos componentes internos y sumarlos, puede dar ideas sobre cuántos watts necesitas.

Como regla general, es mejor equivocarse y obtener un mayor vataje que tratar de igualar exactamente sus necesidades. Si calculaste que el sistema va a utilizar 500 watts (un número común para un equipo de gaming sencillo), una PSU con 600 o 650 watts de potencia de salida podría ser una buena opción, ya que te dará cierto margen de trabajo y también podría tener actualizaciones futuras.

Ten esto en cuenta al considerar una PSU de mayor vataje: una fuente de alimentación de 750 watts no consume esa cantidad de watts de manera predeterminada. Si el sistema consume 500 watts, la fuente de alimentación suministrará 500 watts, independientemente de la capacidad máxima de salida. Una salida de mayor vataje no significa necesariamente que se consume más energía, sino que tiene la capacidad de proporcionar más potencia si el sistema así lo exige. Dicho esto, no hay ninguna ventaja real de tener una PSU con una enorme potencia si el sistema no lo necesitas, por lo que podría seleccionar mejor una PSU de alta eficiencia y varias características que se acerque al vataje que necesita.

También debes tener en cuenta las capacidades de potencia continua versus potencia máxima de la nueva PSU. La potencia máxima es la cantidad máxima de potencia que la PSU puede generar durante cortos períodos, mientras que la potencia continua se refiere a la potencia que la PSU está diseñada para generar de manera regular. La potencia máxima se logra normalmente cuando se lleva el sistema al límite, como cuando ejecutas juegos exigentes o realizas análisis de desempeño de hardware.

Si hay una repentina demanda de mayor potencia, la PSU debería tener la capacidad de manejarla brevemente, pero no se debe esperar a que funcione en estos altos vatajes de manera continua. Asegúrate siempre de que la PSU que compres tenga una potencia continua lo suficientemente alta y no la selecciones únicamente por las capacidades de potencia máxima.

Protección

Como es de esperar de los componentes que manejan grandes cantidades de energía, la seguridad del sistema es una preocupación. Una buena fuente de alimentación debe tener incorporadas capacidades a prueba de fallas, no solo para proteger la PSU en sí, sino también para mantener el sistema seguro en caso de que suceda algo inesperado, como una sobrecarga de potencia.

La fuente de alimentación y la placa base son los únicos componentes de la PC que se conectan directamente a casi cualquier otra pieza de hardware del sistema. Debido a la posición única de la PSU en el diseño del equipo, si garantizas que tienes protección incorporada, podrás mantener seguro también el resto del hardware.

Vale la pena observar si la fuente de alimentación que buscas tiene protección incorporada, como la protección de sobrevoltaje (OVP, por sus siglas en inglés), que apaga la PSU si se detecta un exceso de voltaje. Otras características de seguridad incluyen funciones como la protección contra cortocircuitos, que puede ser muy beneficiosa si se producen fluctuaciones de potencia.

También debes conectar la PC a un protector contra sobretensiones. Estos dispositivos de protección de hardware están diseñados para agregar otra capa de protección al sistema, que desvía las sobretensiones potencialmente dañinas lejos de sus valiosos componentes.

Tener en cuenta la eficiencia

Sin duda, el vataje es una consideración importante a la hora de elegir una fuente de alimentación para la computadora de escritorio, pero también lo es la eficiencia de la PSU. Un suministro ineficiente genera desperdicio de alimentación y más calor, lo que puede reducir la vida útil de los componentes.

Dado que esta es una consideración muy importante, existe un sistema de clasificación independiente implementado que es relativamente directo. Puede que hayas notado la clasificación “80 Plus” en muchas fuentes de alimentación, a menudo indicada junto a un metal precioso. Para recibir esta clasificación, una fuente de alimentación debe tener, al menos, un 80 % de eficiencia, lo que significa que un máximo de 20 % de la potencia se pierde en forma de calor.

Esta clasificación de eficiencia se determina por el desempeño en un sistema de 115 voltios, y las clasificaciones siguen aumentando a medida que sube por la escalera de metales preciosos.

Entre estas, se incluyen las siguientes:

  • 80 PLUS
  • 80 PLUS Bronze
  • 80 PLUS Silver
  • 80 PLUS Gold
  • 80 PLUS Platinum
  • 80 PLUS Titanium

Mientras más eficiente sea la PSU, usará menos potencia y generará menos calor. Dicho esto, una mayor eficiencia significa generalmente un precio más elevado, por lo que debed encontrar el equilibrio adecuado para tu caso.

Sin embargo, incluso la PSU más eficiente seguirá generando calor y la mayoría usará ventiladores para dispersarlo. Muchas fuentes de alimentación están diseñadas de manera que el ventilador se encienda únicamente cuando se necesite, es decir, cuando la PSU alcanza un determinado umbral. Características como estas contribuyen a reducir el ruido.

Para aquellos que estén interesados en llevar las cosas al borde de lo práctico, hay incluso fuentes de alimentación con enfriamiento líquido para una experiencia verdaderamente silenciosa.

Formato y preferencias de cableado

Como con la mayoría del hardware de PC, hay una enorme variedad de opciones cuando se trata de la apariencia de la fuente de alimentación.

Una de las consideraciones en cuanto al formato de la PSU es el tamaño físico de la unidad. Para la inmensa mayoría de los usuarios de computadoras de escritorio, las fuentes de alimentación ATX estándar son una buena opción, aunque de igual modo debes comprobar los espacios correspondientes para asegurarte de que la PSU quepa en la torre.

Si eres un aficionado a los equipos de formato pequeño (SFF, por sus siglas en inglés), deberás investigar un poco más para asegurarte de que la PSU quepa bien. Hay una amplia variedad de tamaños de PSU para SFF, como SFX, CFX, y mucho más, así que asegúrate de encontrar la PSU que funcione en tu caso, sin importar lo pequeña que sea su PC.

Otra importante distinción cuando se trata de los atributos físicos de la PSU es si debe ser modular o no.

Una fuente de alimentación funciona convirtiendo la potencia de un enchufe de pared y canalizándola hasta cada componente individual en el sistema a través de varios cables. Si la fuente de alimentación no es modular, estos cables ya estarán soldados en la placa de circuitos, es decir, no podrás elegir los cables que estarán en el equipo armado. Debes almacenar en la torre todo el cableado, incluso aquellos cables que no utilices.

No hay nada intrínsecamente incorrecto en esto desde una perspectiva funcional, aunque la mala administración de cables puede generar un flujo de aire menos eficiente, por lo que debes asegurarte de que los cables adicionales no estorben.

Las fuentes de alimentación modulares, por otro lado, no vienen con los cables conectados. Esto cambia el proceso de instalación, dado que tendrás que conectar cada cable a la PSU y al componente que deseas alimentar, pero también significa que puedes optimizar todo con menos cables. Esto se traduce en un armado más ordenado y un flujo de aire potencialmente mejor. La mayoría de las personas no utiliza todos los conectores suministrados por la fuente de alimentación promedio, lo que hace que las unidades modulares sean un poco más prácticas.

También hay una tercera opción entremedio, llamada creativamente una fuente de alimentación semimodular. Son exactamente lo que parecen: algunos de los cables más utilizados están conectados a la PSU mientras que otros tendrás que conectarlos tú.

Para los sistemas de alimentación modular y semimodular, ten presente que no debes mezclar los cables de otros fabricantes o incluso diferentes modelos del mismo fabricante, a menos que se indique lo contrario. Aunque los extremos del cable que se conectan a los componentes de tu equipo armado son estandarizados, el extremo que se conecta a la fuente de alimentación no lo es, lo que significa que diferentes marcas podrían tener diferentes conexiones. Por esta razón, solo debes utilizar los cables que se incluyen con la fuente de alimentación.

Alimentación premium

El armado de PC se basa en la personalización y las fuentes de alimentación no son la excepción. Además de todo lo que hemos analizado, hay una enorme selección de características adicionales que puedes obtener de fuentes de alimentación premium. Las características como iluminación RGB, conexiones adicionales, botones de prueba y mediciones de consumo de potencia mediante conexiones USB internas son lujos más que necesidades, pero son opciones para quien esté interesado.

Un interesante accesorio de mejora que debes tener en cuenta son las fundas personalizadas de los cables de la fuente de alimentación. Estos cables personalizados le permiten al usuario decidir el material y color de los cables de alimentación, lo que agrega un nuevo nivel de personalización al equipo armado. Esto es puramente estético, pero es otra forma de agregar algo de estilo a un componente a veces ignorado.

Encendido

La elección de la fuente de alimentación no debería ser una consideración secundaria.

Seleccionar la adecuada para el sistema debería implicar más que simplemente buscar la mayor cantidad de watts por el precio más barato. Necesitas considerar el formato, la eficiencia, el amperaje, la protección y los cables que vas a necesitar, junto con las demás características que buscas.

Una buena fuente de alimentación puede durar muchos años y puede tener un gran impacto en la eficiencia de la PC, así que tómate el tiempo para elegir sabiamente.

La PC se lo agradecerá.