Una guía para hacer overclocking con la utilidad Intel® Extreme Tuning (Intel® XTU)

Intel® Extreme Tuning Utility (Intel® XTU) hace que el overclocking sea fácil. Esto es lo que necesitas saber sobre este software de overclocking de la CPU para lograr un overclocking estable.1 2 3 4

El overclocking es una manera práctica de aprovechar más tu CPU (unidad de procesamiento central).

Este proceso se logra al maximizar cuidadosamente la frecuencia de tu CPU y al equilibrarla con la regulación de tensión para ejecutar tu procesador por encima de las especificaciones predeterminadas. Si se realiza de forma correcta, esto puede dar lugar a que su CPU aumente el desempeño y, como consecuencia, mejorar el desempeño general de tu PC.

Esta guía explica cómo usar la Utilidad Intel® Extreme Tuning (Intel® XTU) para realizar fácilmente el overclocking de tu CPU. Puede que conlleve mucho tiempo lograr hacer un overclocking estable de forma manual, pero este software gratuito simplifica de manera espectacular el proceso.

La Utilidad Intel® Extreme Tuning (Intel® XTU) está dirigido a usuarios de nivel intermedio quienes poseen algunos conocimientos básicos sobre el overclocking y su funcionamiento. Si no posees estos conocimientos, recomendamos que revises nuestra guía para hacer overclocking antes de proceder.

Para esta guía, usaremos un procesador Intel® Core™ i9-9900K para desktop, y nuestras recomendaciones y resultados lo reflejarán. Algunos ajustes pueden variar de acuerdo al procesador que utilices, ya que existen variables incluso entre modelos idénticos de CPU. Puede que no obtengas resultados idénticos a los nuestros, incluso cuando uses un hardware similar.

Alterar la frecuencia o el voltaje del reloj puede anular cualquier garantía del producto y reducir la estabilidad, la seguridad, el rendimiento y la vida útil del procesador y de otros componentes.

Hacer overclocking en Windows al utilizar la Utilidad Intel® Extreme Tuning (Intel® XTU)

Por mucho tiempo, el overclocking se hizo manualmente a través de la BIOS, el sistema básico de salida y entrada que carga el sistema operativo. Aunque todavía se puede hacer overclocking utilizando este método, Intel ha optimizado el proceso al ofrecer una solución de software que puede usarse dentro de Windows.

La Utilidad Intel® Extreme Tuning (Intel® XTU) ofrece una interfaz fácil de usar y funciona con la mayoría de los modelos y marcas de placa base más modernos, lo que la convierte en una opción de overclocking ideal para todo el mundo.

Puedes descargar Intel® XTU de forma gratuita aquí.

Supervisión de tu sistema

La supervisión de la temperatura de tu CPU es fundamental al hacer overclocking. Afortunadamente, Intel® XTU cuenta con sistemas integrados de supervisión de temperatura y te alertará tanto cuando se alcance los niveles críticos como cuando se activen las protecciones.

Una de estas protecciones es conocida como escalamiento de frecuencia dinámica o limitación térmica. Este proceso se inicia cuando la temperatura de la CPU alcanza o supera el umbral máximo previsto, y protege a la CPU al reducir el desempeño hasta que se restauren las temperaturas más bajas. El desempeño reducido se reflejará en los resultados del análisis de referencia de Intel® XTU.

En la interfaz de Intel® XTU, notará que un cambio de indicador es un cambio del Azul (Correcto) al Amarillo (Error) cuando esto ocurra.

Hay otras medidas de precaución que puedes encontrar al usar Intel® XTU y es importante saber cuáles son en caso de que te tengas que implementarlas al hacer overclocking:

  • Limitaciones de potencia. Esta configuración permite a tu CPU consumir más potencia (Watts), incluso si es más que la especificación recomendada.
  • Limitaciones actuales. Esto te permite ajustar el límite actual trazado por la CPU, al utilizar el control deslizante "Procesador Core ICCMAX". Asegúrate de que tu sistema tenga una solución de refrigeración lo suficientemente potente antes de ajustarla, ya que puede tener un impacto considerable en el calor que genere tu CPU.
  • Temperatura del regulador de voltaje de la placa base. Esto se produce cuando la transferencia de energía a través del módulo regulador de voltaje de tu placa base genera un calor excesivo. Para resolver este problema, es posible que necesites aumentar la temperatura de placa base máxima asignada o reconfigurar tu sistema de refrigeración para enfriar más eficazmente el área de tu placa base que esté más cerca de la CPU.

Las temperaturas y los ajustes de energía son monitoreados minuciosamente por una razón. Al ajustar estos parámetros, ten en cuenta la sensibilidad de los componentes eléctricos. No realices grandes ajustes entre las pruebas y asegúrate de tener una solución de refrigeración adecuada al intentar cambiar estas variables.

Consulte “El consumo de energía y la producción de calor” para obtener más información.

Ahora que sabes cuáles son los parámetros de seguridad que puedes encontrar, comencemos con el primer paso del proceso de overclocking.

Paso uno: Establecer el desempeño básico

Antes de hacer cambios en tu configuración, es buena práctica establecer un número de desempeño básico. Esto te permitirá cuantificar fácilmente cualquier aumento de desempeño que logres gracias al overclocking exitoso.

Para establecer esto, se pueden usar las dos opciones integradas de análisis de referencia de Intel® XTU.

Ajustes básicos: En esta pestaña, haz clic en el botón “Ejecutar análisis de referencia”. Esto pondrá a prueba el desempeño de tu sistema y proporcionará una puntuación.

Análisis de referencia: la pestaña de análisis de referencia ofrece el mismo botón “Ejecutar análisis de referencia”. Esta sección ofrece información adicional que podría ser útil para los usuarios más experimentados, como la frecuencia máxima de tu procesador y la temperatura máxima alcanzada durante el proceso de análisis de referencia.

Una vez que el análisis de referencia esté completo, proporcionará una puntuación que servirá como tu métrica de desempeño básico. Al probar nuestro procesador Intel® Core™ i9-9900K, hemos recibido una puntuación de análisis de referencia de 3239 marcas. Tu puntuación probablemente sea diferente, pero asegúrate de escribir este número, ya que lo usarás nuevamente de referencia después.

Paso dos: Ajustar los parámetros de desempeño

Ahora que tenemos una puntuación de desempeño, podemos empezar a ajustar los parámetros de funcionamiento de la CPU e intentar hacer overclocking.

Puedes leer en detalle los fundamentos de hacer overclocking aquí, pero los aspectos básicos del proceso son los siguientes: Comienza por ajustar la Relación de núcleos de la CPU. Luego, aplica los cambios y arranca en Windows. Si el arranque es exitoso, ejecuta tu análisis de referencia y descubre si la puntuación ha mejorado. Si el sistema colapsa, regresa a Intel® XTU, vuelve a los últimos parámetros viables conocidos e intenta de nuevo. Aquí es donde te puede resultar útil guardar tus ajustes en un perfil.

Cuando hayas encontrado ajustes que den lugar a un exitoso overclocking y a un sistema estable, puedes guardar el perfil en Intel® XTU para tener una configuración de trabajo conocida. Esto puede ser útil para repetir diferentes pruebas y para guardar pruebas exitosas.

Para guardar un perfil, dirígete a la pestaña “Perfiles” y haz clic en “Guardar”. Serás capaz de nombrar tus perfiles y organizarlos.

Para cargar un perfil guardado, ve a la pestaña “Perfiles” y selecciona el perfil que deseas cargar. Haz clic en el botón “Mostrar valores” para precargar la configuración (los valores cambiados aparecen en amarillo) y luego haz clic en “Aplicar” para usar esa configuración.

Hay dos métodos para lograr hacer un overclocking en Intel® XTU: Ajustes básicos y ajustes avanzados.

Ajustes básicos

Como el nombre lo indica, esta opción ofrece una selección limitada de parámetros a ajustar. Este es un buen lugar para empezar para los que recién comienzan.

En esta pestaña, ajusta el control deslizante “Relación de núcleos del procesador” y auméntalo por un multiplicador. Es mejor aumentar estos multiplicadores progresivamente, reiniciar y luego comprobar si hay estabilidad, en lugar de cambiar dramáticamente cualquier configuración.

Lo mismo ocurre con el control deslizante “Relación de caché del procesador”. Esto ajusta la frecuencia de la parte de la CPU que conecta los núcleos al caché del procesador. Configurar la Relación del caché a una frecuencia inferior que la Relación de núcleos puede dar como resultado un menor rendimiento. Si es la primera vez que haces overclocking, se recomienda mantenerlos casi en la misma frecuencia, pero siéntete libre de experimentar para ver lo que funciona mejor.

Si quieres experimentar con la Relación de núcleos del procesador, solo aumenta un multiplicador a la vez, aplica los cambios y luego prueba.

Una vez que hayas hecho y aplicado tus cambios, dirígete a “Paso tres: Medir el aumento de desempeño”. Si tu sistema se ha vuelto inestable dando como resultado que este se congele o apague, simplemente reinicialo y restaura los últimos parámetros funcionales conocidos.

Ajuste avanzado

La pestaña de Ajustes avanzados ofrece más opciones que te permiten controlar aún más la forma en que funciona tu CPU. Esto está diseñado para usuarios más experimentados que tienen una comprensión firme de los principios del overclocking.

Aquí, podrás cambiar la Relación de núcleos del procesador de cada núcleo individual. Para cambiar el multiplicador de todos los núcleos de la CPU a la vez, usa la flecha ubicada a la derecha del último control deslizante de núcleos en la lista. En este segmento, también puedes hacer cambios más refinados a tu Relación de caché del procesador, y, como se explica en el segmento de Ajustes básicos anterior, es mejor mantener estos dos ajustes casi comparables al intentar hacer tu primer overclocking.

Otra sección te permite ajustar el Vcore (voltaje de núcleos). El Vcore se vuelve importante cuando una CPU, al ejecutarse a mayor velocidad, requiere de más potencia para permanecer estable. Si el sistema está inestable, estos se pueden aumentar para mantenerse a la par de las relaciones de núcleos más altas.

Si no conoces tu Vcore predeterminado, pero aun así lo quieres aumentar, puedes usar el control deslizante “Compensación del voltaje de núcleos”. Esto agregará tu Vcore actual al valor seleccionado. Al cambiar estos ajustes, es mejor no superar los cambios de 0,05 V a la vez.

Notas sobre los Voltajes de ajuste:

  • Si desea cambiar el Vcore de la CPU (voltaje de núcleos) a un valor específico, simplemente selecciona el control deslizante “Voltaje de núcleos”.
  • Los deslizadores de “Voltaje de núcleos” y “Compensación de voltaje de núcleos” se agregan juntos cuando se aplican. Esto significa que si configuras el Vcore a 1,1 V, y luego agregas una compensación de +0,2 V, aplicarás efectivamente un Vcore de 1,3 voltios.

La sección de Ajustes Avanzados proporciona muchos ajustes con los que puedes experimentar, pero si eres nuevo en el overclocking, los principales valores para enfocarse son la Relación de núcleos del procesador, la Relación de caché del procesador y el potencial Voltaje de núcleos. Es probable que no dañes tu CPU ajustando otras configuraciones debido a las características de seguridad incorporadas, pero a menos que sepas exactamente qué hacen estos ajustes y cómo impactarán a tu CPU, es mejor que te adhieras a esos tres fundamentos.

Recuerda hacer cualquier ajuste lentamente y nunca cambiar más de una configuración a la vez. Una vez que hayas hecho un ajuste, haz clic en el botón amarillo “Aplicar” en la interfaz de Intel® XTU.

Paso tres: Medir el aumento del desempeño

Después de hacer cambios dentro de Intel® XTU y de asegurar que tu sistema esté estable, es hora de ver si esos cambios afectaron positivamente el rendimiento de la CPU.

Para determinar esto, vuelve a ejecutar la utilidad de referencia y compara el resultado con tu puntuación anterior. Si se hicieron los cambios adecuados, deberías ver un aumento en el desempeño medido del análisis de referencia. Este número variará de acuerdo a tu CPU, pero, generalmente, al hacer overclocking, más alto es mejor.

Si estás satisfecho con el aumento del desempeño, puedes proceder al siguiente paso y verificar la estabilidad del sistema. De lo contrario, repite el proceso de ajuste hasta que alcance el nivel de desempeño deseado.

A los fines de este artículo, utilizamos el análisis de referencia de Intel® XTU para medir el desempeño de la CPU. De acuerdo a cómo pretendes usar tu CPU, puedes usar otros puntos de referencia que puedan reflejar de forma más precisa tu carga de trabajo, ya sea que sea la codificación de video, el procesamiento de lotes de fotos, el desempeño en el juego, etc.

Obtén más información sobre las diversas opciones de análisis de referencia disponibles aquí.

Paso cuatro: Pruebas de resistencia y estabilidad del sistema

La etapa final del proceso de overclocking asegura que tu sistema se mantendrá estable cuando uses la CPU luego de hacer el overclocking. Probablemente no baste ejecutar un análisis de referencia simple para determinar la estabilidad general del sistema, ya que la mayoría de los análisis de referencia no simulan adecuadamente un entorno de uso de la CPU de alto estrés y a largo plazo. Para probar la estabilidad y validar a fondo una CPU con overclocking para el uso pesado, se requiere una prueba más larga.

Afortunadamente, Intel® XTU viene con pruebas de estrés integradas, ubicadas en la pestaña “Prueba de estrés”. Puedes elegir el componente que probarás (CPU, memoria o gráficos integrados) y decidir la duración del examen, desde unos pocos segundos hasta 30 días.

A continuación, se presentan algunas duraciones útiles para considerar:

  • 5 minutos para una prueba de estabilidad rápida. Probablemente esto no reflejará una carga de trabajo 24/7, pero será más rigurosa que el análisis de referencia de Intel® XTU.
  • 30 minutos para establecer una estabilidad sólida y proporcionar cierta información sobre las temperaturas de la CPU que se encuentren bajo carga. Este es un método sólido para probar tu solución de refrigeración.
  • 3 a 5 horas o más para validar un overclocking estable 24/7.

Overclocking simplificado

La Utilidad Intel® Extreme Tuning (Intel® XTU) simplifica el proceso de hacer overclocking, para que puedas disfrutar de los beneficios de forma rápida y segura.

Si disfrutaste del proceso, podrías estar interesado en hacer el overclocking de tu RAM, y si buscas un hardware que admita overclocking, consulta nuestra guía para elegir la placa base correcta.

Información sobre productos y desempeño

1Es posible que las tecnologías Intel® requieran hardware y software habilitados o la activación de servicios. Tus costos y resultados pueden variar.
2La alteración de la frecuencia del reloj o del voltaje puede anular cualquier garantía del producto y reducir la estabilidad, la seguridad, el rendimiento y la vida útil del procesador y de otros componentes. Consulta con los fabricantes del sistema y los componentes para obtener información adicional
3

Es posible que las cargas de trabajo y el software utilizados en las pruebas de desempeño se hayan optimizado en términos de desempeño solo en microprocesadores Intel®. Las pruebas de desempeño, como SYSmark* y MobileMark*, se miden utilizando sistemas de computación, componentes, software, operaciones y funciones específicos. Cualquier cambio en alguno de esos factores podría generar un cambio en los resultados. Debe consultar otra información y pruebas de desempeño que lo ayuden a evaluar plenamente las compras consideradas, incluido el desempeño de ese producto al combinarse con otros. Para obtener más información, visite www.intel.la/benchmarks.

4Intel, el logotipo Intel y otras marcas Intel son marcas comerciales de Intel Corporation o sus filiales.