Cómo elegir la mejor laptop para producción de música

Elige la laptop ideal para convertir tus sueños musicales en realidad.

Gracias al software de estaciones de trabajo de sonido digital, un equipo portátil adecuado puede hacer o grabar pistas de música de calidad.1

Ya sea que estés grabando un bajo o hip hop o un cuarteto de música clásica, ahora puedes producir prácticamente cualquier tipo de música en una computadora portátil. Pero, aunque cualquier laptop se puede utilizar para producir música a algún nivel, cuanto más serias sean tus ambiciones, más selectivo tienes que ser al elegir un equipo portátil para producción de música.

Primero, piensa qué vas a hacer con la música en este equipo portátil, luego analizaremos las opciones básicas e identificaremos el software y los periféricos más importantes.

¿Grabar, producir/componer o tocar?

Los músicos utilizan los equipos portátiles de diferentes maneras. Muchos utilizan un enfoque tradicional, grabando pistas de micrófonos e instrumentos, y luego mezclándolos para generar el producto final. Los músicos de hip-hop, pop y EDM habitualmente utilizan el equipo portátil mismo para producir los sonidos, programando los sonidos en un secuenciador o tocándolos en un teclado MIDI o un panel táctil conectado al equipo. Pero de todos modos graban las voces y algunos otros sonidos utilizando micrófonos, y los mezclan con sonido generado por computadora y a menudo con snippets de grabaciones de otros artistas. Los DJ suelen hacer todo eso y también usan el equipo portátil como un dispositivo para desempeño, con frecuencia activando todo con un controlador que tiene un panel táctil y un par de discos giratorios para hacer scratching.

Todas estas aplicaciones usan paquetes de software llamados estaciones de trabajo para sonido digital, o DAW, por su sigla en inglés. Algunas DAW están más destinadas a grabar, otras más a generar música en el equipo en sí. Aquí encontrarás una excelente guía para seleccionar una DAW.

La cantante/compositora de folk que quiere llevar su equipo portátil en el metro para grabar recitales en Brooklyn tiene necesidades diferentes a las del productor que quiere reunir bases de hip hop en su estudio doméstico en Atlanta. Entonces el primer paso sería decidir qué se requiere para tu trabajo. ¿La portabilidad es importante? ¿Tus producciones serán bastante simples o complejas? ¿Tu laptop se usará en una presentación de música en vivo?

Tamaño de pantalla

La pantalla es importante porque determina el tamaño de tu espacio de trabajo visual. Cuanto más complejas sean tus producciones, más espacio de trabajo necesitarás. Casi cualquier pantalla de una laptop te permitirá monitorear de 6 a 10 pistas de música con comodidad, pero manejar 30 pistas es casi imposible en una pantalla pequeña.

  • Las pantallas más pequeñas (10" a 13” en diagonal) se acomodan fácilmente en una mochila. Para grabaciones y mezclas básicas, una pantalla chica está bien.
  • Los equipos portátiles medianos (14" a 16”) generalmente representan un equilibrio entre portabilidad y desempeño.
  • Los equipos portátiles grandes (17" a 18”) son excelentes para los productores de música que necesitan monitorear docenas de pistas al mismo tiempo, lo cual es la norma en producciones de hip hop, pop y EDM.

   Movilidad

Si planeas usar tu equipo portátil para grabar o tocar en vivo, un modelo más pequeño suele ser una mejor opción porque es más fácil de llevar y ocupa menos lugar sobre el escenario. Otra cuestión a tener en cuenta en estas aplicaciones es la duración de la batería. Esto no es importante en las casas o los clubes donde hay un tomacorrientes cerca, pero podría ser fundamental para grabaciones móviles. Además, si planeas utilizar tu equipo portátil para tocar o grabar en clubes, es recomendable elegir un modelo con teclado retroiluminado.

¿Mac o Windows?

Las MacBooks son rápidas y confiables, aunque hay algunos equipos portátiles Windows igualmente potentes, que suelen tener precios más bajos. La elección depende principalmente de dos factores: tu presupuesto y qué software prefieres utilizar. Ten presente que los estudios de música profesionales tienden a usar Mac, así que si planeas trabajar con estudios profesionales (grabar algunas pistas en una sala grande, quizás, o contratar a un profesional para mezclar o masterizar tu grabación), una Mac podría ser una opción más segura, aunque los archivos de sonido de equipos Windows se pueden transferir a Mac OS y viceversa.

Encontrarás más información en nuestro artículo PC versus Mac  ›

Procesador

La producción de música puede representar una gran carga para una CPU o un procesador, que es el núcleo de cualquier computadora. Consigue el mejor procesador con más capacidad dentro de tu presupuesto porque rara vez es posible actualizarlo después. Cuanto más complejas sean tus producciones, más importante será la CPU. Mezclar una melodía con 30 pistas, múltiples muestras de instrumentos y montones de efectos de sonido digital requiere una computadora potente.

Hay dos medidas de desempeño de procesador a tener en cuenta. Una es la cantidad de núcleos. Cada núcleo puede procesar datos de manera independiente, así que agregar núcleos aumenta drásticamente la potencia de procesamiento. Un procesador de cuatro núcleos es la mejor opción para producción de música. La otra medida es la velocidad de reloj, que habitualmente va de unos 2,4 a 4,2 GHz. Cuanto más rápido mejor.

Habitualmente, un equipo portátil más compacto tendrá un procesador menos potente, pero no siempre es cierto.

RAM

La memoria RAM, o memoria de acceso aleatorio, guarda los programas y datos temporalmente cuando la computadora está encendida. Cuanto más complejo es el programa, más RAM necesita.

Para la producción de música, necesitas al menos 8 GB y preferentemente 16 GB de RAM, especialmente si trabajas con muchas pistas grabadas y/o instrumentos virtuales, o aplicas múltiples efectos a tus pistas. Afortunadamente, la memoria RAM es uno de los componentes más fáciles de actualizar en una computadora, pero todo equipo portátil tiene sus límites. Es mejor elegir uno que pueda dar cabida a por lo menos 16 GB de RAM.

HDD o SSD                                                                                    

Los archivos de sonido ocupan mucho espacio de almacenamiento: solo una melodía complicada puede ocupar fácilmente 1 GB. Es por eso que es recomendable tener al menos 1 TB de almacenamiento disponible.

Cómo se distribuye ese almacenamiento es otra cuestión. Tus opciones son un disco duro (HDD) convencional que depende de uno o más discos giratorios, una unidad de estado sólido (SSD) sin piezas móviles o un HDD externo, que conecta tu equipo portátil a través de un puerto USB.

Una SSD puede leer y escribir datos mucho más rápido que un HDD y es más silenciosa y confiable. Sin embargo, una SSD suele ser unas cinco veces más cara por GB que un HDD. Una solución, si tu equipo portátil lo permite, es tener una SSD de 128 o 256 GB más un HDD de 1 TB. De esta manera, iniciar y cargar programas desde la SSD será ultra rápido, y tendrás un montón de espacio de almacenamiento para los archivos de música en el HDD.

Otra solución es conservar tus archivos de música, o al menos los archivados, en un HDD externo. Este método suma complejidad, pero te permite agregar más almacenamiento cuando lo necesitas, y te permite optar por una computadora más pequeña y delgada.

Puertos

Para establecer una interfaz entre el equipo portátil y los micrófonos, instrumentos y otros elementos de sonido, necesitarás una interfaz de sonido que se conectará al equipo a través de un puerto USB. Si estás produciendo música directamente en el equipo portátil, también usarás un puerto USB para conectar un teclado, paneles MIDI (para marcar ritmos) y controladores de DJ. A muchos profesionales de la música les gusta usar superficies de control, que ofrecen una interfaz física muy similar a una bandeja de mezcla, en lugar de controlar sus grabaciones y su mezcla de sonido utilizando un mouse.

Los equipos portátiles vienen con al menos dos puertos USB, pero obviamente querrás más, especialmente si deseas conectar periféricos como un mouse o un teclado con cable, o un disco duro externo. Los puertos USB de cualquier computadora se pueden aumentar conectando un hub de USB, pero para los usuarios de un equipo portátil, eso significa más cosas para cargar.

Conectores para parlantes/auriculares

Sorprendentemente, estas características no son muy importantes en un equipo portátil utilizado para producción de música. Los parlantes utilizados en los equipos portátiles son dispositivos de muy baja calidad y están allí solo para aquellas situaciones en las cuales no es posible escuchar por otra vía. Nada sonará bien en ellos, y si intentas ajustar tus mezclas para que suenen bien en ellos, la música probablemente suene rara cuando la escuches en parlantes buenos. Puedes usar el conector para auriculares que tiene el equipo portátil, pero en la mayoría de ellos, el amplificador contactado a ese conector para auriculares es de baja calidad y podría perderse parte del sonido.

Afortunadamente, la mayor parte de las interfaces de sonido tienen conectores para auriculares así como conexiones que te permiten colocar parlantes de monitor enchufados de alta calidad que te permitirán hacer mezclas que suenen muy bien. ¿No es un poco extraño invertir horas en elegir el equipo portátil adecuado, y cientos de horas en producir música, para terminar escuchándola a través de parlantes de mala calidad?

Pasos finales

Cuando hayas elegido tu equipo portátil, la interfaz de sonido y el software de DAW que mejor se adapte a tus necesidades, estarás listo para crear producciones de música con calidad de estudio. En realidad, gran parte de la música que escuchas en la radio ha sido creada sin utilizar mucho más. Lo único que debes agregar es tu propia creatividad y tu imaginación.

Experimenta los beneficios de los dispositivos equipados con Intel

2 en 1

Un dispositivo 2 en 1 con un procesador Intel® Core™ combina el desempeño de una laptop con la ultra movilidad de un dispositivo elegante y delgado como una hoja de afeitar. Gracias a una amplia variedad de diseños elegantes e inteligentes y de tamaños de pantallas, hay un dispositivo 2 en 1 con tecnología Intel® para cualquier estilo de vida.

Más información

Todo en uno

El dispositivo todo en uno equipado con un procesador Intel® fusiona lo mejor de todos los dispositivos en una versátil usina informática. Simplifica todo un sistema de desktop convirtiéndolo en un dispositivo potente y elegante.

Más información

Equipos de escritorio

Desde dispositivos de bolsillo a torres de alto desempeño, los equipos de escritorio con tecnología Intel® están disponibles en una variedad de paquetes para cualquier necesidad. Las PC de escritorio más recientes le entregan la libertad de almacenar, crear y compartir sus contenidos más preciados.

Más información

Equipos portátiles

Aprovecha las posibilidades de movilidad con equipos portátiles que cuentan con procesadores Intel® Core™. Contando con una potencia y una capacidad de respuesta sin precedentes, podrás llevar la productividad, la creatividad y el entretenimiento a un nivel superior.

Más información

Información sobre productos y desempeño

1

Las características y los beneficios de las tecnologías Intel® dependen de la configuración del sistema y podrían requerir hardware y software habilitados, o la activación de servicios. El desempeño varía según la configuración del sistema. Ningún producto o componente puede proporcionar una seguridad absoluta. Consulte con el fabricante del sistema o el distribuidor minorista. O bien puede encontrar más información en https://www.intel.la.