Cómo hacer overclocking de la CPU desde el BIOS

Si deseas tener el máximo control sobre el proceso de overclocking, es recomendable que lo hagas a través del BIOS. Esta guía te orientará desde el análisis de referencia y la modificación de la configuración hasta el monitoreo del sistema. 1 2 3 4

El BIOS (Sistema básico de entrada y salida) es el software que está instalado en tu motherboard y carga antes que el sistema operativo. Proporciona una interfaz que te permite configurar el hardware instalado en tu motherboard. Dado que puedes cambiar configuraciones como el voltaje y la frecuencia desde el BIOS, es posible utilizarlo para hacer overclocking manualmente en la CPU con el fin de lograr una mayor velocidad de reloj y potencialmente un mejor desempeño.

En este artículo se supone que tengas una comprensión básica de qué es el overclocking y cómo funciona. Si nunca has hecho overclocking y quieres aprender los aspectos básicos, consulta esta descripción general del overclocking para entrar en ritmo.

También es recomendable que te asegures de tener el hardware adecuado.

Antes de intentar hacer overclocking en el BIOS, vale la pena tener en cuenta opciones de software que simplifican el proceso. Intel® Extreme Tuning Utility (Intel® XTU), por ejemplo, es una opción fácil de usar para personas que no han hecho overclocking antes. Una opción automatizada incluso más sencilla que funcionará con los últimos procesadores Intel® Core™ es Intel® Performance Maximizer (Intel® PM), y puedes leer información detallada sobre esta opción aquí.

Por otro lado, hacer overclocking desde el BIOS ofrece el acceso más completo a todos los parámetros de desempeño disponibles del sistema. Si te interesa ajustar la configuración del sistema manualmente y administrar cada aspecto del overclocking, deberías hacerlo a través del BIOS.

Antes de comenzar el proceso, asegúrate de actualizar el BIOS con la última versión disponible. Esto te permitirá aprovechar las nuevas características o correcciones que haya publicado el fabricante de la motherboard. Busca tu motherboard en línea o consulta la documentación apropiada para determinar cómo actualizar adecuadamente tu BIOS.

El aspecto y el diseño de cada BIOS varía dependiendo del fabricante de la motherboard. Para acceder al BIOS, tendrás que oprimir una tecla específica, como F2 o Eliminar, momentos después de encender la computadora y antes de que aparezca la ventana de carga de Windows. Consulta la documentación de tu motherboard para ver instrucciones específicas.

Alterar la frecuencia o el voltaje del reloj puede anular cualquier garantía del producto y reducir la estabilidad, la seguridad, el rendimiento y la vida útil del procesador y de otros componentes.

Parámetros que debes conocer para hacer overclocking

El BIOS brinda acceso a hardware en todo el sistema y, en consecuencia, contiene muchos menús a recorrer. El diseño del BIOS también puede variar dependiendo del fabricante de la motherboard, así que los nombres exactos o el diseño de los menús también pueden variar. Consulta recursos en línea para buscar dónde se encuentra la característica que quieres ajustar, o explora las opciones en el BIOS hasta que encuentres lo que estás buscando.

Esta es una lista de algunos de los parámetros más útiles para hacer overclocking:

  • La Relación de núcleos de la CPU, o multiplicador, determina la velocidad de tu CPU. La velocidad general de tu procesador se calcula multiplicando la velocidad de reloj base (BCLK) por esta relación. Por ejemplo, una BCLK de 100 MHz multiplicada por una relación de núcleos de la CPU de 45 daría como resultado una velocidad de CPU de 4500 MHz o 4,5 GHz. Este parámetro habitualmente se puede cambiar por núcleo o en todos los núcleos.
  • El Voltaje del núcleo de la CPU es la cantidad de energía que se le suministra a la CPU. Aumentar el voltaje del núcleo de la CPU aumenta el voltaje de entrada a la CPU, proporcionándole el margen que necesita para ejecutarse a velocidades más altas.
  • La Relación anillo/caché de CPU ajusta la frecuencia de ciertas partes de la CPU, como la controladora de memoria y caché.
  • El Voltaje de anillo/caché de CPU ha sido diseñado para aumentar el voltaje de entrada a la caché de la CPU. Esto ayuda a estabilizar el overclocking del procesador. En algunas plataformas este voltaje está vinculado con el voltaje del núcleo de la CPU, y no se puede modificar por separado.

Monitoreo de signos vitales del sistema

Es recomendable que monitorees el sistema atentamente cuando hagas overclocking, dado que realizar cambios en la energía suministrada al hardware puede tener un impacto en la temperatura de funcionamiento.

El BIOS ofrece opciones de monitoreo de sistema limitadas, así que sería una mejor opción utilizar software que se ejecute desde Windows. Intel® XTU ofrece un conjunto completo de herramientas para monitoreo de sistemas, y hay otras opciones disponibles también, como CPU-Z, CoreTemp, HWiNFO32 y más. Obtén más información acerca del software para monitoreo de sistema aquí.

Ahora que comprendes los parámetros que ajustarás, empecemos por hacer un análisis de referencia de tu sistema.

Paso uno: Establecer el desempeño básico

El primer paso en el proceso de overclocking consiste en medir el desempeño básico del sistema con una herramienta de análisis de referencia. Esto permitirá realizar comparaciones con las métricas de desempeño fácilmente luego del overclocking, lo cual ilustrará claramente si ha habido mejoras. Dado que no puedes ejecutar una herramienta de análisis de referencia desde el BIOS, es recomendable que utilices una herramienta de análisis de referencia que se abra desde Windows.

Hay muchos métodos para realizar un análisis de referencia del hardware, incluyendo el software Intel® Extreme Tuning Utility. Hemos incluido algunos más para ti en nuestra guía más amplia para hacer overclocking aquí.

Una vez que tengas la puntuación del análisis de referencia, asegúrate de hacer un seguimiento, para poder compararlo con las puntuaciones posteriores y ver los resultados de tu trabajo.

Paso dos: Ajustar los parámetros de desempeño

Ejemplo de todos los núcleos de la CPU configurados con el multiplicador 50x.

Como mencionamos anteriormente, cada configuración del BIOS y el hardware es diferente, así que la ubicación de los parámetros puede variar. Sin embargo, los principios básicos del overclocking son los mismos en todos los sistemas.

El primer parámetro que deberías modificar es la Relación de núcleos de la CPU, que es uno de los valores que determinan la velocidad final de la CPU. Encuentra la sección del BIOS que te permite ajustar este parámetro.

Advertencia: Al cambiar los parámetros operativos de una CPU, la mejor práctica consiste en cambiar un parámetro por vez, y luego verificar si el cambio se hizo correctamente antes de cambiar otro parámetro. De esta manera, si hay algún problema, será fácil identificar qué parámetro lo causa, y revertir al último parámetro funcional conocido.

Cuando lo encuentres, comienza por ajustar la Relación de núcleos de la CPU hacia arriba, habitualmente subiendo el valor de a uno (por ejemplo, de 42 a 43). Luego aplica los cambios, guarda, abandona el BIOS y reinicia el sistema.

Cuando ajustes parámetros en el BIOS, ajusta aplicando incrementos lo más pequeños que sea posible. Luego aplica los cambios, reinicia el sistema y ejecuta el análisis de referencia. Esto no solo te indicará si estás realizando ajustes que benefician tu overclocking sino que también te permitirá corregir fácilmente cualquier parámetro que genere una inestabilidad en el sistema. La mayoría de los BIOS te permiten guardar los parámetros como Perfiles. Cada vez que encuentres una combinación exitosa de parámetros que generen un overclocking estable, guárdalos como un perfil para que te resulta más fácil replicarlos.

Si el inicio es satisfactorio, ejecuta el mismo análisis de referencia que antes y fíjate si la puntuación ha mejorado con respecto a la puntuación inicial. Si la computadora no se reinicia, o colapsa después de aplicar tu nueva configuración de relación de núcleos de la CPU, regresa al BIOS y vuelve a los últimos parámetros viables conocidos.

Además de elevar la relación de núcleos, también podrías tener que modificar el voltaje que se le está suministrando a la CPU si descubres que el sistema no está estable después del reinicio. Este parámetro debería estar cerca de la configuración de Relación de los núcleos de la CPU en el BIOS y habitualmente se llama Voltaje de CPU o Vcore de la CPU, o algo similar. Modificar el voltaje puede ayudarte a garantizar que la CPU tenga la alimentación que necesita para ejecutarse a velocidades de relación de núcleos más altas. Las frecuencias más altas podrían requerir más energía, y eso significa que podrían necesitarse voltajes más altos.

Lee más acerca de los voltajes y qué impacto pueden tener en el sistema aquí.

Al elevar el voltaje de los núcleos de la CPU, ten presente que la energía adicional que corra por la CPU tendrá un impacto en su producción de temperatura. Es importante que encuentres el voltaje estable más bajo en todas las situaciones, así que aumenta el voltaje de manera incremental, de a +0.05 V cada vez. Luego aplica y prueba hasta que encuentres una combinación de parámetros que funcione.

Desde el BIOS, también puedes modificar las protecciones incorporadas. Aunque ajustar estos parámetros puede ser beneficioso cuando intentas hacer overclocking, realiza cambios solamente si estás seguro de la manera en que lo estás haciendo. Las protecciones están ahí por algún motivo; alterarlas de manera inapropiada potencialmente podría dañar el hardware. Obtén más información acerca de qué hacen realmente estas protecciones aquí.

Si descubres que el sistema está inestable, lo que significa que no vuelve a encender o se congela, consulta esta sección acerca de cómo mantener la estabilidad del sistema para saber cuáles son los siguientes pasos.

Después de realizar una prueba, cuando hayas logrado los resultados que buscas a partir del análisis de referencia y hayas determinado que el sistema se reinicia sin problemas, continúa con el siguiente paso.

Paso tres: Medir el aumento del desempeño

Para confirmar el aumento del desempeño a partir del overclocking, ejecuta el mismo análisis de referencia que utilizaste anteriormente para medir la puntuación básica del sistema. Luego compara los resultados. Si la cifra ha mejorado, has aumentado satisfactoriamente el desempeño de la CPU A partir de aquí, tienes dos opciones.

  • Si estás satisfecho con el aumento del desempeño, puedes seguir adelante y asegurar la estabilidad del sistema.
  • Si los cambios que realizaste no generaron un aumento positivo del desempeño, regresa al BIOS y continúa haciendo ajustes en los parámetros hasta que obtengas los resultados que buscas.

Paso cuatro: Prueba de esfuerzo

La puntuación de un análisis de referencia refleja el desempeño medido del sistema a lo largo de un breve período de tiempo. Para garantizar la estabilidad del sistema por períodos más prolongados, o para cargas de trabajo más intensivas, es importante realizar una prueba de esfuerzo de la frecuencia más alta de la CPU.

Hay varias opciones de software para probar la estabilidad disponibles. Es recomendable que elijas aquella que se asemeje más a la manera en la cual pretendes utilizar el sistema. Encontrarás una lista de ejemplos aquí.

Después de hacer overclocking

Si seguiste las indicaciones anteriores al hacer overclocking desde el BIOS, los resultados deberían ser un sistema estable con una CPU que se ejecuta más rápidamente que antes. Si has realizado una prueba de esfuerzo y el sistema está estable, has terminado. ¡Felicitaciones!

Sigue teniendo sentido que monitorees la configuración ocasionalmente para asegurarte de que la CPU esté funcionando a las temperaturas apropiadas, especialmente si modificas o reemplazas alguna otra pieza del hardware. Pero lo más importante es que te tomes el tiempo para disfrutar del nuevo overclocking y de todos los beneficios que puede ofrecer una CPU más rápida.

Si estás listo para aprovechar al máximo otro componente, consulta nuestra guía para hacer overclocking de RAM.

Información sobre productos y desempeño

1Las tecnologías Intel® pueden requerir la activación de hardware, software o servicios habilitados. Tus costos y resultados pueden variar.
2La alteración de la frecuencia del reloj o del voltaje puede anular cualquier garantía del producto y reducir la estabilidad, la seguridad, el rendimiento y la vida útil del procesador y de otros componentes. Consulta con los fabricantes del sistema y los componentes para obtener información adicional
3

Es posible que las cargas de trabajo y el software utilizados en las pruebas de desempeño se hayan optimizado en términos de desempeño solo en microprocesadores Intel®. Las pruebas de desempeño, como SYSmark* y MobileMark*, se miden utilizando sistemas de computación, componentes, software, operaciones y funciones específicos. Cualquier cambio en alguno de esos factores podría generar un cambio en los resultados. Debe consultar otra información y pruebas de desempeño que lo ayuden a evaluar plenamente las compras consideradas, incluido el desempeño de ese producto al combinarse con otros. Para obtener más información, visite www.intel.la/benchmarks.

4Intel, el logotipo Intel y otras marcas Intel son marcas comerciales de Intel Corporation o sus filiales.