Detrás de las líneas de combate: Ayudando a proteger nuestros héroes médicos

La tecnología Intel® apoya la iniciativa de Medical Informatics Corp. La plataforma (MIC) Sickbay para ampliar rápidamente la capacidad de la UCI, ayudar a proteger a los proveedores de atención médica y proporcionar acceso remoto a datos completos.

Permitir a los hospitales ofrecer tratamiento de alta calidad, atender a más pacientes y ayudar a reducir el riesgo de exponer al personal al COVID-19 hoy, y a su vez, mejorar el nivel de atención para el mañana.

La Dra. Emma Fauss y el Dr. Craig Rusin trabajaron durante una década para resolver un problema urgente: ¿Cómo pueden reducir el riesgo en las unidades de cuidados intensivos? Ellos sabían que la tecnología podría salvar vidas.

El desafío fue que las UCI son entornos de atención extremadamente complejos. Aunque se recogen cantidades masivas de datos en cada cama, estos actualmente se almacenan en dispositivos de vigilancia, como monitores cardíacos y ventiladores, de una variedad de diferentes proveedores.

Sin embargo, el avance llegó. Desde que fundaron Medical Informatics Corp. (MIC) en 2010, Fauss y Rusin desarrollaron una plataforma de software aprobada por la FDA, SickbayTM, para reunir todos los datos de los pacientes almacenados en los equipos de la UCI y proveedores diversos, con el fin de permitir un monitoreo remoto flexible a escala. Puede aplicar análisis específicos de un paciente para mejorar la toma de decisiones y ayudar a los equipos médicos a intervenir más rápido. Con el brote de la pandemia del COVID-19, la necesidad de distanciamiento clínico nunca ha sido mayor. Actualmente, los hospitales asediados están utilizando Sickbay para proteger a los equipos médicos de la exposición y aumentar el personal y las camas de cuidados intensivos, mientras enfrentan condiciones de asedio.

Asistencia y capacidad ampliadas

El aumento del número de pacientes está llevando las UCI hasta sus límites, lo que obliga a los hospitales a ampliar su capacidad. Una vez instalada, Sickbay les ayuda a adaptarse, al ofrecer las bases para transformar cualquier cama hospitalaria en una cama de UCI monitoreada en cuestión de minutos. Ante la escasez de personal, los hospitales pueden reforzar la capacidad de personal al conceder a los proveedores un acceso remoto a los datos desde cualquier PC, tableta o teléfono para supervisar hasta 100 pacientes en una sola pantalla a lo largo de unidades, instalaciones y fabricantes de dispositivos.

Una vez que las camas de la UCI están conectadas con el sistema, Sickbay respalda las decisiones médicas basadas en evidencia al proporcionar el historial de un paciente durante toda su hospitalización. Eso significa que los proveedores tienen acceso a los datos que necesitan para intervenir más rápido, ayudar a evitar la intubación y mejorar la gestión de los pacientes con ventilación. Al combatir el COVID-19, el Hospital Metodista de Houston ya ha ampliado el uso de la plataforma Sickbay para preparar sus UCI. Muchos otros hospitales, como el de la Universidad de Alabama en Birmingham, también están en proceso de expansión.

La urgencia del distanciamiento clínico

Tenemos que proteger a aquellos que llamamos héroes. Dado que el COVID-19 es muy contagioso, los trabajadores médicos directamente expuestos a los pacientes están en alto riesgo; tienen hasta tres veces más probabilidad de infectarse con el virus que la población en general.2

El distanciamiento clínico puede ayudar a proteger al personal. Al usar un software que funciona en una arquitectura abierta de Intel®, la plataforma Sickbay conecta a los proveedores con los pacientes según su especialidad, permitiéndoles proporcionar asistencia remota cuando más se les necesite. La vigilancia basada en software ayuda a los trabajadores médicos a limitar su exposición al virus, al visualizar los datos del monitor y ventilador desde cualquier dispositivo con acceso a Internet, lo que permite verlos desde la seguridad de una sala de conferencias, oficina, hogar o zona en cuarentena.

Los médicos jubilados, nuevos graduados y proveedores de asistencia remota en otros estados pueden utilizar Sickbay para ayudar remotamente.

Aprovechar al máximo los recursos más escasos

Los hospitales saturados pueden obtener más ayuda con Sickbay. La Asociación Médica Americana estima que aproximadamente 10,000 médicos jubilados podrían volver a trabajar cada año,3 y tanto el Departamento de Asuntos de Veteranos como el Departamento de Defensa han empezado a crear bases de datos sobre el personal médico retirado dispuesto a ayudar. Estos médicos, nuevos graduados y proveedores de asistencia remota en otros estados podrían utilizar Sickbay para ayudar remotamente, aprovechando al personal no utilizado de zonas donde el virus no ha afectado mucho.

Al tomar en cuenta el suministro limitado de equipos de protección de personal (PPE), los hospitales que utilizan Sickbay también pueden reducir el uso de valiosos suministros de hospitales, sin comprometer la calidad de la asistencia.

Preparación para la próxima pandemia

El COVID-19 ha demostrado cuánto dependemos de hospitales y del personal médico. También ha hecho énfasis en lo rápido que pueden adaptarse en tiempos de necesidad. Como parte de la respuesta de 50 millones de dólares de Intel frente a la pandemia, Intel y MIC están lanzando el Programa Scale to Serve para ayudar a 100 hospitales a instalar rápidamente la plataforma Sickbay, al financiar el proceso de implementación y al suprimir los 90 primeros días de costos de suscripción. Los hospitales calificados pueden reducir meses de trabajo de adquisiciones e instalarlo fácilmente: una vez que los hospitales decidan adoptar la plataforma, esta puede desplegarse en tan solo una semana para ayudar a luchar contra el COVID-19.

Sickbay atiende a los pacientes y protege a los trabajadores para sacarnos de la crisis actual. Pero también será la base para un nuevo estándar de asistencia del mañana, al permitir a los hospitales estar listos cuando la próxima pandemia o desastre ocurra.

Haga clic aquí para obtener más información sobre cómo la plataforma Sickbay de MIC, aprobada por la FDA, puede ayudar. Si desea ver si califica para participar en el Programa Scale to Serve, complete el formulario de solicitud en línea ahora.

Avisos y exenciones de responsabilidad

Intel no controla ni audita los datos de terceros. Debería consultar otras fuentes para evaluar la exactitud.

© Intel Corporation. Intel, el logotipo Intel y otras marcas Intel son marcas comerciales de Intel Corporation o sus filiales. Otros nombres y marcas podrían ser reclamados como propiedad de terceros.