La versión del navegador que esta usando no es la recomendada para este sitio.
Para actualizar la última versión de su navegador haga clic en alguno de los siguientes enlaces.

Si estás decidido a  actualizar tu computadora a una nueva o quieres compartir archivos entre tus computadoras y dispositivos móviles, puedes ahorrar mucho tiempo siguiendo los consejos que ofrecemos a continuación.

¡Envía archivos por correo electrónico! Más fácil, imposible

Esta opción en realidad solo es conveniente si quieres compartir pocos archivos pequeños, por ejemplo, imágenes o archivos MP3. En general, la mayoría de los servidores de correo electrónico tienen límites para el tamaño de los archivos, y si intentas enviar a alguien una película completa o una carpeta con todas las fotos que sacaste en tu crucero por el Caribe, lo más probable es que el mensaje vuelva rebotado. Recuerda también que intercambiar archivos grandes por correo electrónico puede tardar muchísimo tiempo. Es posible usar el correo electrónico para compartir archivos, pero este método solo es recomendable si se trata de archivos pequeños.

Lleva todo en la memoria externa (en miniatura)

Las unidades en miniatura (también conocidas comúnmente como unidades USB o memorias externas ZIP) representan un método rápido y fácil de compartir archivos entre computadoras. Esta tecnología también es súper fácil de usar y te permite transferir archivos a donde quieras. La única desventaja es que no puede hacerse a distancia: tienes que llevar la memoria externa física de un lugar a otro para poder transferir los archivos. Sin embargo, eso no tiene por qué ser un gran inconveniente. Por ejemplo, es la excusa perfecta para salir de tu casa, visitar a tu mejor amiga y ver juntas "The Princess Bride (La princesa que quería soñar)" desde tu memoria externa en miniatura.

Unidades de disco duro externas

Muchas personas consideran que los discos duros externos son lugares seguros para guardar los datos en caso de que sus computadoras sufran algún desperfecto o se incendie su casa; pero esas unidades también pueden usarse para compartir archivos entre computadoras. Un disco duro externo funciona como una unidad en miniatura mucho más grande. Las unidades en miniatura de menor capacidad son mucho menos costosas que los discos duros externos más pequeños, y son suficientes para la mayoría de los usos. Además, las unidades en miniatura entran sin problemas en el pequeño bolsillo para monedas de los jeans. En el momento en el que se redactó este artículo, las unidades en miniatura más grandes disponibles eran de 256 GB y los discos duros externos más grandes disponibles eran de 4 TB. Por lo tanto, un disco duro externo puede ser 16 veces más grande que una unidad en miniatura, lo que te permite transportar mucho más, por no decir todos tus archivos.

Comparte archivos o carpetas a través de la red doméstica

Si almacenas todas tus fotos, música o películas en una computadora, esos archivos o carpetas pueden compartirse a través de la red doméstica para que otra computadora conectada a la misma red pueda acceder a ellos. Si cuentas con una computadora con Windows* 8, puedes ubicar tus archivos en una carpeta pública o configurar el sistema para que determinados usuarios tengan acceso a cualquier carpeta de tu disco duro. Si usas una Mac, es posible compartir archivos con el SO X Mountain Lion*. Independientemente del sistema operativo que tengas, el uso de una unidad compartida te permite acceder a tu biblioteca de música desde cualquier habitación de tu casa, con cualquier dispositivo que uses, por lo que te convertirás en una vibrante máquina de bailar dondequiera que estés.

NAS (Almacenamiento conectado a la red)

El almacenamiento conectado a la red (NAS) es, básicamente, una combinación de discos duros externos y archivos compartidos, salvo que las unidades NAS están conectadas a la red y no a una computadora específica.  Esto significa que no es necesario dejar encendida una computadora para poder acceder a los archivos, y los datos importantes pueden conservarse en un lugar central sin llenar tu laptop, tablet o teléfono.

Comparte archivos en la nube

Otra gran idea para compartir archivos es crear una cuenta de almacenamiento personal en la nube. Esto no solo te permite acceder a tu contenido en cualquier momento y lugar, sino también darle acceso a tus amigos y familiares. Es una de las maneras más simples para compartir archivos entre computadoras, y lo mejor de todo es que ni siquiera tienes que estar en la misma ciudad, el mismo estado o incluso el mismo país. Si todavía no tienes una cuenta de almacenamiento personal en la nube, puedes acceder a una de manera fácil y gratuita a través de servicios populares como Dropbox* y Google Drive*. Conservar todos tus archivos en una cuenta de almacenamiento personal en la nube también es una excelente forma de mantener a salvo tus gigabytes de música, películas, fotos personales y otros archivos irremplazables, en caso de que tu computadora o disco duro sufra algún desperfecto.

¿Qué sucede cuando uno no tiene acceso a una unidad de disco?

Piénsalo. Puede pasar. Si estás de viaje y accedes a Internet a través de tu smartphone, es posible que encuentres algo que quieras compartir con un amigo o guardar para verlo más tarde, como una receta, un video gracioso en Youtube o alguna idea interesante para rediseñar tu casa. El hecho de que no sea un archivo físico y no tengas acceso a un disco duro no significa que no puedas marcarlo publicando un enlace en Facebook o en Pinterest, o incluso escribiendo un tuit al respecto.

Sea cual sea el método que utilices para compartir archivos, la  Guía de compras Intel® puede ayudarte a encontrar la computadora que mejor se adapte a tu estilo de vida.

Más información

¿Estás preparado para actualizarte?

Compara y explora los dispositivos 2 en 1

Consejos sobre tecnología