• <Inicio

Aprendizaje cooperativo

Aprendizaje cooperativo

Aprenda acerca del aprendizaje cooperativo

Dos cabezas aprenden mejor que una. Esta variación del dicho clásico es muy cierta para los estudiantes en un aula. El trabajo en grupo cooperativo constituye una parte importante de un aula efectiva. No obstante, al agrupar el aprendizaje, hay mucho más implícito que simplemente hacer que los estudiantes trabajen juntos. La meta principal del trabajo en grupo es que los estudiantes se involucren activamente en sus aprendizajes y tengan una meta común aceptada. Este agrupamiento permite a los estudiantes trabajar juntos para maximizar el aprendizaje propio y el de los demás.

Johnson y Johnson (1998) destacan que en una situación de trabajo cooperativo, la interacción se caracteriza por la positiva interdependencia de la meta con la responsabilidad individual

Una frustración de muchos docentes, estudiantes y padres con respecto al aprendizaje cooperativo, es que en muchas ocasiones los estudiantes de alto rendimiento llevan a cabo la mayor parte del trabajo. Para que el trabajo cooperativo sea efectivo y haga buen uso del tiempo de clase, el grupo debe tener claramente asignadas las responsabilidades de las funciones, las metas y la responsabilidad individual.

En un contexto de aula, los grupos cooperativos proporcionan a los estudiantes oportunidades para aprender y enseñarse unos a otros bajo condiciones del mundo real. Según comenta Goleman (1998), por los años noventas, el trabajo en equipo se convirtió en la competencia administrativa más frecuentemente apreciada de los estudios organizacionales alrededor del mundo. Al brindarles a nuestros estudiantes estas valiosas posibilidades de trabajar juntos para crear productos y resolver problemas, podemos prepararlos para ingresar en el mundo laboral. 

Cuando se organiza un aula en torno a un grupo de trabajo cooperativo, el objetivo final es lograr que los estudiantes se vean activamente involucrados con sus aprendizajes. Agrupar a los estudiantes en parejas o en grupos pequeños, incrementa su participación. Los estudiantes sienten menos presión cuando se les solicita efectuar una tarea con un compañero, que cuando la realizan en forma independiente.

El aprendizaje cooperativo debe aplicarse estratégicamente. Las investigaciones han establecido que la estructura cooperativa supera académica y socialmente a la estructuras competitivas e individualistas, independientemente del contenido o nivel escolar (Kagan, 1997). Con frecuencia, los estudiantes ven la escuela como una empresa competitiva, donde intentan aventajar a sus compañeros de clase. Según indican las investigaciones, los estudiantes se muestran más positivos respecto a la escuela, las asignaturas y hacia los docentes, cuando se les provee una estructura para trabajar cooperativamente (Johnson y Johnson, 1998).

Haga que suceda en su clase

Con tiempo y paciencia, cualquier docente en cualquier nivel escolar puede incorporar el aprendizaje cooperativo en el aprendizaje. La clave del éxito consiste en mantener altas las expectativas, responsabilizar a los estudiantes individual y colectivamente, y crear un ambiente de clase propicio para la cooperación.

Agrupaciones cooperativas a través del currículo

Muchos tipos de estrategias de agrupación cooperativa son respaldados por investigaciones, y pueden aplicarse en los distintos niveles escolares y asignaturas. 

Enseñanza recíproca >
Con esta estrategia de agrupación cooperativa, los estudiantes se convierten en el docente y trabajan como un grupo, para aportarle significado a un texto.  

Rompecabezas >
Es una técnica de aprendizaje cooperativo que permite a los estudiantes estudiar y compartir, en grupo, grandes cantidades de contenido.

Pensar-Parear-Compartir >
Esta estrategia de discusión cooperativa está constituida por un proceso de tres pasos de acción, donde los estudiantes hablan acerca del contenido y discuten las ideas antes de compartirlas con todo el grupo.

Lluvia de ideas >
Es una estrategia de aprendizaje cooperativo que recurre a los grupos de estudiantes para el aporte de reflexiones, y depende del flujo mutuo de ideas.

Referencias

Goleman, D. (1998). What makes a leader? Harvard Business Review. November-December, pp. 93-102.

Johnson, D. & Johnson, R. (1998). Cooperative learning and social interdependence theory: Cooperative learning. www.co-operation.org/pages/SIT.html*

Kagan, L., Kagan, M., Kagan., S. (1997). Cooperative learning structures for teambuilding. San Clemente, CA: Kagan Cooperative Learning.

Aprendizaje cooperativo

Aprendizaje cooperativo efectivo

La agrupación cooperativa dirige la organización y la práctica.

Más información >